Cuaderno de poemas. Thomas Bernhard.

No muchos mueren

por una casa

en el desierto

o por un árbol seco.

No muchos mueren

por cenizas

que fueron fuego,

por el vino

de un rey destronado

o por los incendios

para celebrar

a un caudillo.

No muchos mueren

por otro,

cuando las semillas vuelan

y en la primavera

muerte y aves

ennegrecen cielos claros.

No,

no muchos.

 

Thomas Bernhard.

*Os Bebados. De José Malhoa.