Matinal. Rodrigo Pérez.

Matinal exposición.

Difractos mis cristales

intersticios de mi faz.

Los ojos abrumados,

absortos en la nada

aciertan un refugio.

Con tus labios de papel,

tus tan psicótropos pies,

Báñame,  camíname.

De tu niebla nívea,

emergen los secretos,

los enigmas ancestrales.

De tu glauca lengua

lamo la ambrosía

de mi pensamiento.

Cetrina nigromanta,

vetusta bailarina

de mis cansadas ansias.

Bríndame la calma

espesura temprana.

 

Rodrigo Pérez.

* A Kiss, 1891 – Sir Lawrence Alma-Tadema.

Anuncios

He perdido el verso. Víctor Ávila.

Pretendía poseer tus pulsos retraídos, tener una excusa para tocarte: un triste temblor que desfilara sobre ti.

 

Víctor Hugo Ávila Velázquez

* František Kupka – “La gama amarilla” (h. 1907, óleo sobre lienzo, 78 x 74 cm, Museum of Fine Arts, Houston).

 

Del viento frío. Cecilia Ávila.

Palabras del viento frío

al sol me voy buscando

e invierna en mi patio.

Pretendo generar calor,

delante de mí

las manos ardían,

y en mi enfermedad

decir lo último pretendía.

Una extraña oye de mí

“Va muriendo mi personaje”.

 

Cecilia Ávila Velázquez.

*Vincent van Gogh. Autumn Landscape with Four Trees 1885.

La gallardía. Víctor Ávila.

Tengo la gracia de una niña

que engaña con pulcras enaguas,

que sus rodillas siendo carmín

ya lucen obscuras de fango,

fingiendo limones sus pechos

vuelven sandías mis sonrisas,

como de Rufino Tamayo,

pintando semillas como ojos,

en azabache, voy fogoso.

 

Víctor Hugo Ávila Velázquez

* “Hombre con sandía” *Comedor de sandías. Rufino Tamayo. 1949. Óleo sobre tela.

Derraman vino sobre el altar. Víctor Ávila.

El cielo se nos ha atestado de palabras

de género miedoso, forzado y mordido,

de paladares que embrutecen a los dogmas,

celan y sepultan a los grandes ausentes:

Dioses de pieles sobrias, o lisas o verdes.

 

Víctor Hugo Ávila Velázquez

* Pieter Brueghel el Joven. L’Adulatore, 1592 ca., olio su tavola circolare.

Falso deambulo. Víctor Ávila.

No gozaré

de los ímpetus

para abrazarte,

ánima en pena,

mera desdicha,

incluso fantasma

que separa

su existencia,

que remeda

su apariencia;

volver, germinar,

urgiendo la tregua.

 

Víctor Hugo Ávila Velázquez

* Manuscript Miniatures. [BL, Harley 1526].