La mudez de los días. II. Víctor Ávila.

La mudez de los días

II

Pronto llueve,

tus ojos enraizados

cosiendo nubes.

 

Víctor Hugo Ávila Velázquez

* The Jetty At Feste Near Moss Artwork by Hans Fredrik & Gude Hand

**Poema del libro “La mudez de los días”. 2012.

Anuncios

Matinal. Rodrigo Pérez.

Matinal exposición.

Difractos mis cristales

intersticios de mi faz.

Los ojos abrumados,

absortos en la nada

aciertan un refugio.

Con tus labios de papel,

tus tan psicótropos pies,

Báñame,  camíname.

De tu niebla nívea,

emergen los secretos,

los enigmas ancestrales.

De tu glauca lengua

lamo la ambrosía

de mi pensamiento.

Cetrina nigromanta,

vetusta bailarina

de mis cansadas ansias.

Bríndame la calma

espesura temprana.

 

Rodrigo Pérez.

* A Kiss, 1891 – Sir Lawrence Alma-Tadema.

La mudez de los días. Poema I. Víctor Ávila.

La mudez de los días

 

I

Sobre el aire

aletean las niñas

luz el plumaje.

 

A Amélie Ávila y Emilia Pablo.

 

Víctor Hugo Ávila Velázquez

* Young Peasant Woman with Three Children at the Window, 1840 by Ferdinand Georg Waldmüller.

**Poema del libro “La mudez de los días”. 2012.

Del viento frío. Cecilia Ávila.

Palabras del viento frío

al sol me voy buscando

e invierna en mi patio.

Pretendo generar calor,

delante de mí

las manos ardían,

y en mi enfermedad

decir lo último pretendía.

Una extraña oye de mí

“Va muriendo mi personaje”.

 

Cecilia Ávila Velázquez.

*Vincent van Gogh. Autumn Landscape with Four Trees 1885.

La gallardía. Víctor Ávila.

Tengo la gracia de una niña

que engaña con pulcras enaguas,

que sus rodillas siendo carmín

ya lucen obscuras de fango,

fingiendo limones sus pechos

vuelven sandías mis sonrisas,

como de Rufino Tamayo,

pintando semillas como ojos,

en azabache, voy fogoso.

 

Víctor Hugo Ávila Velázquez

* “Hombre con sandía” *Comedor de sandías. Rufino Tamayo. 1949. Óleo sobre tela.

Derraman vino sobre el altar. Víctor Ávila.

El cielo se nos ha atestado de palabras

de género miedoso, forzado y mordido,

de paladares que embrutecen a los dogmas,

celan y sepultan a los grandes ausentes:

Dioses de pieles sobrias, o lisas o verdes.

 

Víctor Hugo Ávila Velázquez

* Pieter Brueghel el Joven. L’Adulatore, 1592 ca., olio su tavola circolare.

O… Víctor Ávila.

Un rosado

atardecer

revelaba

del sostén

a las olas

encalladas

sobre

su piel.

 

Trepidaba

mi corazón

y caía

de sed.

 

O varar,

o naufragar,

en la pasividad

de sus mares.

 

Víctor Hugo Ávila Velázquez.

El nacimiento de Venus * Sandro Botticelli 1484. Galería Uffizi, Florencia.