Arrastrar el lápiz. Emilio Cabral.

Han pasado meses de la última vez que escribí, comenzaba a arrastrar el lápiz por el papel y se volvía tedioso, soso y aburrido, las ideas no llegaban a mi mente, solo vomitaba palabras inútiles y sin sentido, maldición, quiero escribir del amor que no siento, de la vida que no vivo y de la muerte que me da miedo, como decía Mario Benedetti en la tregua “porque yo tengo todo el cuadro mental y moral del suicida, menos la fuerza que se precisa para meterse un tiro en la sien.” Cada palabra que pasaba por mi mente directo al papel la odiaba, la odiaba con intensidad, arrancaba las hojas con desprecio y unas cuantas las borraba con mis lágrimas. Siempre intento plasmar historias y terminó plasmando mi vida, como si la regalará en un jodido folleto que la gente tira 5 metros después y a veces me preguntaba cuál era el sentido, el sentido de llegar a publicar, de que todos lean mis sentimientos, mis historias de amor y desamor. Para que unos cuantos me aplaudieran y otros tantos se burlaran, me repudia el hecho de saber que soy yo en cada fragmento, como si prostituyera mi mente y mis recuerdos, que todos lo lean sin sentimientos mientras yo derramaba lágrimas cuando lo escribía, que lo pasen de largo y peor aún que se pierdan en el infinito, odio el momento que decidí comenzar a escribir, pero odio más no dejar de hacerlo, amarlo y saber que es de lo único que tengo, que es más real que un Ferrari, que es menos soso que el dinero, que es más divertido que un parque y más triste que un funeral, me lleva de lo más bajo a lo más alto y sueño con llegar al cielo y temer del infierno, vivir y sentir lo que yo quiera y de existir donde se me hinche la puta gana, ser yo y que sepan quién soy. Todo le importará al que llegue hasta el punto final, vivir y sentir cada palabra y expresar la vida con cada discurso. Amo escribir y maldita sea, nunca lo dejaré de hacer.

 

Emilio Cabral.

* Adriaen van Ostade – “Los alegres bebedores” (1659, óleo sobre tabla, 30 x 25 cm, Mauritshuis, La Haya).

Periodo efímero. Jocelyn

¿Qué hay de malo en percibir el físico humano como algo maravilloso? Por optar en ver primero la sonrisa o los ojos de una persona antes de conocerla y darse cuenta si en verdad es benévolo o no, digo a final de cuentas resulta de ese modo la atracción. Cuando te encuentras sumergido en tus propios pesares y alguien se cruza en tu sendero y consigue robar tu atención.

 

Jocelyn.

*Pintura de Helene Delmaire.

 

El olvido también es daga. Víctor Ávila.

Es bailar sin roces, sin la palma sobre la espalda, sin el beso a la nuca o sin la frente sobre el hombro. Es retorcer la música de los árboles para que los frutos sigan cayendo. Insistirlos para olvidarlos; ese es el otro filo que, como el hambre, no se puede disimular.

Víctor Hugo Ávila Velázquez

* The Dance, 1988. Paula Rego.

Diálogos omitidos. “Yo”. Víctor Ávila.

El trasporte urbano se detiene ante mí y su chofer me sonríe bajo su ridículo bigote. Le doy el dinero y con su mano roza mi piel: siento los vellos de sus dedos cuando me da el sobrante. Gracias, le digo, gracias, me dice.

Las personas me observan con discreción, ya me conocen, soy el mismo de todos los días, el mismo a la misma hora ¡Saben que soy el hombre que habla a solas cuando nadie más quiere platicar!

¡Buenas días! les grito a los pasajeros, ellos me ignoran. Camino y busco un lugar. Hay rostros que me evitan. Tomo el asiento a lado de una señora con el cabello encrespado, la piel morena y las manos regordetas, le sonrío y me tuerce sus tristes ojos. No quiere hablar, trae bufanda rosa y un rictus que me espanta.

Aplaudo dos veces antes de abrir el libro y un niño me mira con ojos curiosos. Ve mis ojos, yo sé que tengo unos lindos ojos, su forma almendrada habla por sí sola; dicen lo que pienso… o quizá sea mi mirada la que dice mucho. Mirada penetrante. Arqueo mis cejas y saludo al niño que desaparece entre los senos de su joven madre.

Traigo “La sonata a Kreutzer” de Tolstói y vuelvo a aplaudir.

Leo y por encima del libro, con los ojos entrecerrados, veo a los pasajeros que van acompañados, a aquellos que pueden platicar, reír y mirarse a los ojos. Los observo y aprendo.

Los imito. Rio a carcajadas y la señora de lado se levanta, se va y se sienta en otro lugar, se aconseja con alguien más; recelan y disimulan. Trueno mis dedos tres veces y cierro los ojos. Silbo la sonata, de-a-para Kreutzer, de Beethoven.

Otro día, quizá mañana, suba alguien con quien pueda dialogar y ya les contaré.

 

Víctor Hugo Ávila Velázquez

*Amedeo Modigliani… unos dicen que se trata del pintor Chaim Soutine. Ojalá.

Los consejos. Víctor Ávila.

Hasta de mí

deben de desconfiar

cuando un consejo se les da,

Paul lo dijo más de una vez;

“El que confía en imbéciles,

termina comportándose como un imbécil.”

¡Vaya, usted,

a saber la verdad!

 

Víctor Hugo Ávila Velázquez.

*Susana y los viejos. Massimo Stanzione.

La sangre. Víctor Ávila.

Ya vendrá la sangre que inunda hasta el ahogo. Que oprime la cordura y pone falsos reflejos en cada uno de nuestros ojos. Hacia otros ojos, en arribo, la piel segrega el vaho que se husmea por dulce, es consejo su frugal advertencia y lo fresco que emana es la sombra de los días. En derrumbe, las palabras no brotan del habla; la lengua, en dos aguas, va saboreando el filo de su descaro, buscando el asalto y escondida, bajo un viejo y fundido farol, una alma tiembla y lidia en el silencio consigo misma, esperando no ser vista: el recuerdo o el olvido sosegarán la rabia.

Si hay coraje, con bravura se enfrentan las cosas de la sangre.

Después vendrán otros días, con exageradas virtudes, como obsequios para lo irreparable: la empatía como un miércoles, o un sábado como amparo, donde la luna es creciente y el aullido sigue atorado, en consternación, bajo el manto de la confusión.

 

Víctor Hugo Ávila Velázquez

*John Maler Collier – “Lady Godiva” (h.1897, óleo sobre lienzo, 142 x 183 cm, Herbert Art Gallery and Museum, Coventry).

A Serbian film. Srđan Spasojević. Melina Aldana.

La pornografía como ficción o realidad

Era 31 de Diciembre y tenía un par de horas disponibles para antes de la cena de año nuevo y he de confesar que ver esta película me produjo constantes náuseas y un curioso revoltijo de estómago durante la cena y varios días después.

Si queremos encasillar el género de este film entraría en el top de las 10 películas más horrorosas de la historia.

Particularmente si lo creo. Esta historia es bastante horrorosa y perturbadora difícil de superar, a mí me tomó un par de años. ¿Será posible que pueda existir esto que veo? pensaba mientras veía la película y de pronto me sumergí en abismo de desasosiego – claro que si-. En esta película no hay fotografía, ni guion, ni nada extraordinario, pero si hay un tema y un contexto importante.

A Serbia film nos habla de la industria de la pornografía en orden ascendente,  poco a poco va subiendo de tono, nos muestra  explícitamente el sexo, la pedofilia, la zoofilia y mucho más, nos hace nadar en las aguas más pesadas, oscuras y profundas de este mundo. Como espectador, yo deseaba que la película ya terminara, me sentía tal cual  en una montaña rusa, al final todo resultó ser una matrioska.

Este film es un ensayo de cuan poderoso puede ser el morbo, lo puedo reconocer por mí misma ya que terminé de ver la película. Es peligroso cuando la humanidad se abandona a sus más bajos instintos, es letal,  es una arma, lo hemos visto en el transcurso de la historia,  siempre serán más desfavorecidos, los inocentes y esto verdaderamente desalentador. Yo no puedo alegar si ver pornografía es algo bueno o malo, pero algo que creo es fundamental, para la función social, es actuar sin dañar la integridad de otro ser humano.

 

Melina Alejandra González Aldana.