Call me by your name. Luca Guadagnino. El Conde Filmstrostky.

El domingo fue el festejo de mi madre por su próximo cumpleaños y entre la verbena, la nostalgia y el mole, mi amor por mi madre me hacía sollozar y pronto lloraba con disimulo, al fin y al cabo, suponía que sería el único momento del día en que lo haría. Así que a la melancolía la disfruté con una copa en la mano y en la otra una tortilla.

Al finalizar la velada, me despedía enjugando mis lágrimas sobre el hombro de mi madre mientras ella sólo miraba su mantel sucio, un mantel manchado de malbec, de cebolla, de arroz y de mole, entonces, les comenté a los últimos invitados que iríamos mi esposa y yo al cine, veríamos Call me by your name. Todos evitaron verme y hasta unos bostezaron, a nadie le importaba acompañarnos, pues al parecer ya estaban un tanto fastidiados de mi alegría pedante y melosa. Continuamos nuestro camino al cine, ebrios y riéndonos de los demás, cantando Torna a Surriento,  hasta que empezó la película.

Tengo que decirles que Call me by your name de Luca es lo mejor que he visto este año, lo mejor que he visto desde hace varios años siendo un poco más estricto.

En el cine no pude contenerme y a cada secuencia, a cada plano o a cada detalle, suspiraba y lloraba, las lágrimas salían entre clamas que me brotaban de la garganta y no se detenían. Estaba desolado, ruinoso y no podía dejar de lamentarme ante tanta belleza. No hablaré del guion, ni de la fotografía, ni de los actores, menos del melodrama, saben que esto es una opinión, yo sólo veía un todo que era redondo y profundo, acertaba en el centro de mis expectativas. Empatizaba con esta arte y reía con los ojos llorosos; estaba feliz de haber encontrado algo de mi agrado, agradecía poder disfrutarla y eso me hacía lloriquear destrozándome por completo. Afortunadamente siempre tuve mi mano sobre la mano de mi esposa que me apretaba cuando sentía que me hundía en la butaca. Siempre la tuve a ella que abrazaba en la oscuridad del cine. Siempre ella, que me besó al dormir, la noche de ayer, después de tanta verdad.

5/5 Estrellas.

 

El Conde Filmstrostky.