Reflejo. Melina Aldana.

Dejé de mirar atrás para no convertirme en sal y escogí permanecer en la mitad del corazón que dejaste, porque nado entre olas de miel que impregnan mi piel y la parte de mi corazón que te llevaste espero que te traiga la paz que en vida siempre buscaste, porque ese es tu espejo, espejo que todos los días con la luz del sol, nos da tu reflejo.

Melina Alejandra González Aldana.

Pintura de Peter Ilsted.

Por cada cosa. Melina Aldana.

Últimamente he pensado en la muerte y de un modo distinto, no como cuando se me estruja el corazón pensando que mi vieja pronto partirá, mi tabaquismo ha echado sus primeras raíces, mis pulmones están llenos de flema, no puedo respirar, no puedo dormir, pienso en todo aquello que he ahogado por omisión, por cobardía y por culpa. Me duele el fracaso, la familia, la falsa amistad, las pausas del amor, el bebé que no está. -Tranquila- , el hombre está hecho para soportar cualquier evolución, si eres fuerte sobrevivirás. Una pequeña mano roza con la mía, la aprieto con fuerza, suspiro y siento mucha paz. En mi lecho de muerte me gustaría que los puños sagrados de mis hijas se abrieran, soltando el polvo que alguna vez fui, moverme con las ráfagas del viento libremente, llegar a la madurez absoluta, ser recordada por cada cosa buena que habitó en mí.

 

Melina Aldana González Aldana

* Auguste Toulmouche 1829 –1890.

Macrófagos de la existencia. Melina Aldana.

El otoño ha llegado anunciado con sus hojas caídas produciendo un lagrimeo y cosquilleo en la nariz, tal cual cómo cuando se siente al contener el llanto, un escupitajo sale en forma de sueños, hay mermas y anhelos, nunca olvido lo que sueño, desconozco los rostros y las voces, sueño que pierdo mis dientes. Sufro y no por amor o desamor, me duele la existencia, la fe en picada, la senda confusa, no tolero las perdidas.

 

Melina Alejandra González Aldana

* Willem Haenraets. Endless Freedom.

El Gato. Melina Aldana.

Si fuera coleccionista recolectaría las sonrisas más blancas y perfectas que pudiera, las usaría de espejo y alimentaría mis ojos con mi reflejo. Me convertiría en luna por una vez. Todas las noches viene un gato percudido a visitarme, sé que no le agrado, está aquí por el alimento que le dejo, los gatos no se dejan amar por cualquiera, en especial este, no me permite tocarlo, es arisco y muy flaco, la humanidad lo ha convertido en lo que es, como a mí, y a todos. Fuera de mi casa hay un enredadera verde y lamosa, ahí duerme el gato escondido a las horas pico de la ciudad. Mi madre recrimina este acto, me dice que los gatos son del diablo y pienso que es más diablo quien no sabe dar amor.

El gato maúlla, no me habla para que lo alimente, esto es distinto, es un gemido de dolor, descubro que es gata y que se está apareando, salgo y como puedo asusto al gato macho que le acaba de desgarrar la vagina. La gata en agradecimiento me dijo que habría un augurio para mí, susurró un mensaje en mi ventana: -prepárate dulce niña porque esta noche perderás lo que cuidas en tu vientre, te dolerá tanto que no pararás de llorar por dos días, dolerá como lo que nunca te ha dolido en la vida, el dolor siempre estará y tendrás que acostumbrarte hasta el final de tus días. Confía sólo en aquellos que se pondrán en tu lugar por 5 segundos, como tú lo has hecho por mí.-

 

Melina Alejandra González Aldana

* Favola. Gustav Klimt.

Envidia I. Melina Aldana

El apego, es mi pesar, vivir mis sueños me ha enemistado con los que me rodean, la envidia es un sentimiento natural imposible direccionar que nos muestra que tan inferiores nos sentimos, he intentado repeler éstos actos, las palabras hirientes, la sátira planificada, pero en el segundo respiro me estalla el corazón y duele. Aún me siento humana y por lo tanto conservo las esperanzas.

Es difícil guardar distancia, no sé si lo justifico con lo cuantificable del tiempo o finalmente es mi  temor a la transcendencia.

 

Melina Alejandra González Aldana

*Lithographie d’après Louis Boulanger.

Purgatorio. Melina Aldana.

Para los que elegimos vivir aquí la compasión es algo difícil de homologar. Hay individuos de corazón puro y de memoria selectiva que parten rápido de este lugar, pienso que deberían meditar, su ligereza al pensar hace que no se percaten que traen una cadena, nunca serán libres en su totalidad. Por otra parte también hay pusilánimes, escorias sociales, lo peor de lo peor, gente que jamás sabrá de compasión y que va por ahí mermando, succionando lo que puede de otros, como sanguijuelas, se creen astutos, pero aquí nadie puede esconderse, todos llevamos una mancha negra de diferente tamaño, sus presencias son fugaces y se disuelven como cenizas. Nosotros preferimos estar en centro y a la mitad de todo, por eso nos quedamos aquí para siempre, donde existe la justicia y la expiación.

 

Melina Alejandra González Aldana

* Two Million Wondrous Nature Illustrations.

 

La jaula de terciopelo. Melina Aldana.

Construí un refugio aterciopelado de soledad ante previo ataque tiránico sin razón proveniente de los que se creen leerme como la palma de su mano. Hoy mi conciencia está limpia. Se te ha ocurrido que últimamente hay más días malos que buenos, y sabes que hay luchas que pelear y otras que no, intangibles enemigos a los que no puedes ni tocar. Conforta ver la vida transparente real, visceral, viva… saber que el tiempo da treguas de paz y que los ciclos siempre cierran, saber que la tristeza y los fracasos vienen de visita dejando semillas que alimentarán a otros de ellos. Por hoy solo los abrazos de mi abuela podrán darme algo de paz.

 

Melina Alejandra González Aldana

* Boy with Bird, Peter Paul Rubens. 1616

Sin título. Melina Aldana.

El despojo de lo burdo me conduce siempre a la sencillez del pensamiento.

A manera de que quito de aquí y de allá se desenredan las marañas y sumando fuerzas, queda lo más honesto lo que da paz y no siempre es felicidad.

Grito mis miedos a las montañas y me guardo en las que se produce un eco. Me gusta pensar que hay espacios libres de indolencia y sé que el amor es la cura de todos los males.

 

Melina Alejandra González Aldana

*Peter Mitchev.

A Serbian film. Srđan Spasojević. Melina Aldana.

La pornografía como ficción o realidad

Era 31 de Diciembre y tenía un par de horas disponibles para antes de la cena de año nuevo y he de confesar que ver esta película me produjo constantes náuseas y un curioso revoltijo de estómago durante la cena y varios días después.

Si queremos encasillar el género de este film entraría en el top de las 10 películas más horrorosas de la historia.

Particularmente si lo creo. Esta historia es bastante horrorosa y perturbadora difícil de superar, a mí me tomó un par de años. ¿Será posible que pueda existir esto que veo? pensaba mientras veía la película y de pronto me sumergí en abismo de desasosiego – claro que si-. En esta película no hay fotografía, ni guion, ni nada extraordinario, pero si hay un tema y un contexto importante.

A Serbia film nos habla de la industria de la pornografía en orden ascendente,  poco a poco va subiendo de tono, nos muestra  explícitamente el sexo, la pedofilia, la zoofilia y mucho más, nos hace nadar en las aguas más pesadas, oscuras y profundas de este mundo. Como espectador, yo deseaba que la película ya terminara, me sentía tal cual  en una montaña rusa, al final todo resultó ser una matrioska.

Este film es un ensayo de cuan poderoso puede ser el morbo, lo puedo reconocer por mí misma ya que terminé de ver la película. Es peligroso cuando la humanidad se abandona a sus más bajos instintos, es letal,  es una arma, lo hemos visto en el transcurso de la historia,  siempre serán más desfavorecidos, los inocentes y esto verdaderamente desalentador. Yo no puedo alegar si ver pornografía es algo bueno o malo, pero algo que creo es fundamental, para la función social, es actuar sin dañar la integridad de otro ser humano.

 

Melina Alejandra González Aldana.

Julieta. Pedro Almodóvar. Melina Aldana.

Azul con rojo por separado y fusionado, pasión y vida, situaciones direccionadas y también enredadas, saltos en el tiempo…  Es lo que nos trasmite la última  película  de Almodóvar “Julieta” es grande o se podría decir enorme como la mayoría de su filmografía.  Almodóvar siempre nos  muestra la crianza dentro de un matriarcado, conoce muy bien a las mujeres y desde su ojo masculino nos muestra una realidad transparente y a veces cruda, como estar ante varios caminos y tomar el que conduzca al cielo o al infierno.

Almodóvar tiene escuela de Fellini, sin embargo maneja tientes muy propios, el erotismo es uno de ellos, lo maneja  sutil y dosificado, también su fotografía es hermosa, siempre en contrastes llenos de colores vivos.

En el cine es difícil mostrar el lado más fatalista del destino sin sentirse timado, Almodóvar lo logra, es apasionado y nos entrega todo con sus personajes.

“Julieta” pudiera ser un film amargo ya que nos haría vagar por las profundidades de nuestros sentimientos,  sin embargo de vez en cuando esta podría ser la cura a varios de nuestros males.

Melina Alejandra González Aldana