Templo o tumba. Ivania Malacara.

Mi cuerpo forma aquella amante dormida de las montañas.

Me gustan mis ojos y mis lunares, mis dedos largos de los pies y el miedo que se acumula en mis rodillas.

Mis manos llenas de líneas me muestran el enredo de la vida.

Me gustan mis uñas y mis cicatrices, los vellos de mis brazos y la brisa que se acumula en mis oídos.

Mi corazón radiante…ya no late.

Me quedo inmóvil como una mosca para pasar inadvertida pero esa luz cegadora es tentadora.

 

Ivania Malacara.

* Truth Coming Out of Her Well, 1896 by Jean-Léon Gérôme.

¡Es mi vida! Ivania Malacara.

La vida se manifiesta,

deseamos entenderla,

queremos poseerla,

nos vamos sin respuestas.

 

Elegimos las apariencias,

atacamos las diferencias;

nadie nos habló sobre el amor

y esa es nuestra esencia.

 

¡Es mi vida! Lo gritamos a los cuatro vientos y creemos que somos lo que hacemos pero ya todo está hecho.

 

Ivania Malacara.

* The bird catchers. François Boucher. 1748.

Mirando al cielo. Ivania Malacara.

Observando una estrella brillar

recuerdo tu mirar,

tu sonrisa difuminada

al verme pasear,

me contengo para no llorar;

 

Te extraño en el invierno que he inventado,

este amor verdadero que convierto en un péndulo

cuando atraviesa la mirada del ego.

Aparece la ilusión de que a otra puedas amar;

 

Las paredes moradas de mi habitación

se vuelven más oscuras,

con tu aroma en cada rincón

mis ojos intentan no buscarte

para que la tortura no sea más grande;

 

Al menos mi gato acepta la derrota

te espera en la puerta cuando escucha un coche rodar,

mientras yo presumo de fortaleza.

No es necesidad es necedad;

 

Las flores no se quieren marchitar,

me encantan las amarillas, las blancas y las rosas

pero el orgullo se me va haciendo grande

y aunque quiero creer en las estrellas que observo

sé que murieron hace tiempo.

 

Ivania Malacara.

* Richard Savoie.