Sin título. Mónica Elena.

Podría distinguir la maravilla de verte a los ojos, aun entre escombros de muebles rotos y proyectos olvidados. Podría recordarte tres veces, de principio a fin, aun si quisiera fulminante dejar de quererte. Podría distinguir esa maravilla; en la alegría de tu rostro y la alegría del mío siempre en reflejo de tus ojos aun convalecientes. Con ese poder de distinguirlo todo, todo, me pregunto. ¿Qué de todo el universo que se asoma y esconde en segundos, es para mí? Un segundo es como una hora, una semana puede ser toda la vida hasta los huesos, el polvo. Un segundo puede no existir, hasta la próxima vida. Y mientras flotar, flotar, flotar, flotar.

Mónica Elena Montero.

*William Holman Hunt – “The Awakening Conscience” (1853, óleo sobre lienzo, 106×85 cm, Tate Britain, Londres).