Don’t cry baby. Víctor Ávila.

Baby please don’t cry, you’re the only one, please… baby don’t cry…baby…baby don’t cry…

La voz de la negra continuaba en su suplica, mientras unos ojos se desenfocaban entre sus lágrimas y el vaho del frio vaso de whiskey que sostenía su mano.

Don’t cry, don’t cry, baby don’t cry… Y la negra dejó que el jazz sonara en el silencio de su gruesa voz.

 

Víctor Hugo Ávila Velázquez

*Una dama elegante. David Jagger.

** Cuento publicado en el libro: Retratos en marco de piedra en el 2010.

Anuncios