¿Qué ciñe al mundo? Melina Aldana.

Hay un crucifijo que cuelga en la pared, es color amarillo, es de hueso de vaca con pelo de humano, siempre me recuerda algo. El pavimento de la calle se parece al rostro de los hombres grises que veo todo los días para llegar a mi casa, sus rostros son asimétricos como las líneas del suelo, pero similares a la altura de la frente, tienen el ceño fruncido y entre arrugas y pliegues  hacen una cruz.

No llueve, apesta a caño y a cucaracha, estas asquerosas alimañas nos visitan de noche, podría ser un castigo de las deidades o quizá su excremento al mundo como forma y plaga viviente, o bien, puede que no sea absolutamente nada más que el humanidad misma, haciendo un abuso de la percepción, a través de fotografías falsas que merman el autoconocimiento.

Todos los días paso por un laberinto que es húmedo y obscuro veo gente que ya perdió la cruz de su frente, que se ha quedado sin rostro, los veo y siento pena, algunos me estrujan para que les haga compañía, pero yo tengo prisa por llegar a la luz de color verde, donde hay caras, ojos, bocas y dientes.

 

Melina Alejandra González Aldana

* Henri de Toulouse-Lautrec – “La pelirroja con blusa blanca” (1889, óleo sobre lienzo, 60 x 50 cm, Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid).

Anuncios