Polvo eres, ¿polvo serás? Pablo Jara.

Todos debemos ser ceniza arrojada al aire,

volver cuanto antes al polvo

que en su misericordia nos absuelva y acoja.

José Emilio Pacheco.

 

Ante el cinismo, prenderle fuego a todos, muerto el perro, en el ambiente sólo se respira vanidad, malos ejemplos, pura vergüenza, un silencio funerario me anuncia a ese jodido ruso de Dostoievski, lentamente arrastra sus palabras: indudablemente la vida es dura y nosotros, unos seres que a todo nos acostumbramos, tal es a mi entender la mejor definición que puede hacerse del hombre. No mencionó razas o religiones, mucho menos de naciones, el hombre tanto el  fuerte como el débil se adaptan a todo, hasta ahí llegó su evolución, entonces ¿Cuál revolución?, la revolución del polvo, el hombre el lobo del hombre, con el ritmo que lleva el tiempo, algún día ya ni polvo seremos.

 

Pablo Jara.

*Vasily Vereshchagin – “La apoteosis de la guerra” (1871, óleo sobre lienzo, 127 x 197 cm, Galería Tetryakov, Moscú).

Con la palabra en la boca. Pablo Jara.

Parado frente al espejo sólo veo rastros de un rostro, una imagen que no dice más que mil palabras, un instante, no tiempo, no historia, no memoria, entonces cuando estoy frente al espejo solo veo humo, lo que será ceniza, lo que pronto volverá al polvo. Tal vez por eso no lo hago muy seguido, no lo necesito, siempre agacho la mirada y me quedo con la palabra en la boca, ¿Qué tengo que decirme? No puedo engañarme, así que no culpemos al espejo.

Pablo Jara.

*Dosso Dossi – “La ira” (1515-16, óleo sobre tabla, 107×95 cm, Fondazione Cini, Venecia).