San José nos mira con aserrín en los ojos. Víctor Ávila.

¿Qué podemos argüir

si crece el afligir

de un cuerpo al abatir

que de tanto bruñir

colme al vaso de aserrín?

Víctor Hugo Ávila Velázquez

*Giovanni Segantini Le Cattive Madri. 1894.

Anuncios