Silence. Martin Scorsese. El Conde Filmstrostky.

En Scorsese, y su amplio legado, no hay duda de que su quehacer en el cine ha sido portentoso. Con Silence se confirma mi simpatía. No solo por su trama, ni por su guion en conjunto con Jay Cocks basada en la novela, ni por su fotografía nada más, sino por el hecho de sabernos educar como es el Cine cuando tienes algo que contar.

Si algo estuvo desabrido en esta película, más que la fe de estos sacerdotes, fue la actuación de Andrew Garfield, sosa, casi ridícula y no es la primera vez que se percibe esa mediocridad, antes  ya habíamos comentado su flojo trabajo en el film de Mel Gibson. (aquí mero).

A pesar de eso aplaudo las actuaciones de Adam Driver y todos los japoneses que saben a hacer de su gusto algo profesional a lado de Martin Scorsese.

4/5 Estrellas.

 

El Conde Filmstrostky.

Anuncios

Hacksaw ridge. Mel Gibson. El Conde Filmstrostky.

Cada diez años, aproximadamente, Mel Gibson la hace de director perspicaz. En 1996 con Braveheart, en 2006 con Apocalypto y ahora en el 2016 con Hacksaw ridge (No me he olvidado de la Pasión de Cristo en 2004, sólo la ignoré para darles una estadística impresionante).

Hacksaw ridge, es un film bastante entretenido, conmovedor y descriptivo (a su manera, claro, ya sabrán los seguidores de Mel a lo que me refiero). Hablo de esa anunciada violencia tan particular y carismática que tiene para narrar lo bélico y/o dramático. Entonces optamos por desayunar sólo un par de huevos revueltos y un café, muy caliente, mientras comenzaba la película de manera sensacionalista. Tan realista como siempre en su fotografía, siendo ya una característica atractiva de sus películas, sin olvidar la pasión por el melodrama humano, el entretenimiento fue tan estridente que tuve que gritarles a los soldados que fingían estar en la batalla de Okinawa. Adentrado en la trama respiraba para recuperar la calma.

Desafortunadamente no todo lo que brilla es oro, las actuaciones son de un nivel-comedia-romántica, tipo como las que hace el propio Mel Gibson como actor (What Women Want, 2000). Andrew Garfield, Teresa Palmer, Vince Vaughn (con este último no podíamos evitar reírnos con cualquier diálogo que expusiera) y entre otros, incluyendo a Hugo Weaving, fueron terribles actores al dejar a un lado el drama con el que trataban o representaban.

Quizá, también, exista una extravagancia sobre el tema narrado, o lo que se quiere ilustrar a manera de moraleja, qué sería la no violencia, el que grita a los cuatro vientos el personaje principal de no matar a nadie, pero es Gibson y lo muestra como el sólo sabe, feroz como sólo puede ser la guerra. Una paradoja dirían unos, yo no, creo que sólo es circunstancial.

Un film que busca entretener y que lo consigue. Nada más, nada menos.

(Se oye música de comedia-romántica de los noventas y entran los créditos).

3/5 Estrellas.

 

El Conde Filmstrostky.