Silence. Martin Scorsese. El Conde Filmstrostky.

En Scorsese, y su amplio legado, no hay duda de que su quehacer en el cine ha sido portentoso. Con Silence se confirma mi simpatía. No solo por su trama, ni por su guion en conjunto con Jay Cocks basada en la novela, ni por su fotografía nada más, sino por el hecho de sabernos educar como es el Cine cuando tienes algo que contar.

Si algo estuvo desabrido en esta película, más que la fe de estos sacerdotes, fue la actuación de Andrew Garfield, sosa, casi ridícula y no es la primera vez que se percibe esa mediocridad, antes  ya habíamos comentado su flojo trabajo en el film de Mel Gibson. (aquí mero).

A pesar de eso aplaudo las actuaciones de Adam Driver y todos los japoneses que saben a hacer de su gusto algo profesional a lado de Martin Scorsese.

4/5 Estrellas.

 

El Conde Filmstrostky.

Anuncios