Mother! Darren Aronofsky. Víctor Ávila

Darren A. me a recuerda un compañero, ultra-católico-cristiano, que tenía en la educación primaria, en la cual, por fortuna, nos enseñaban los libros sagrados y a mí, al encantarme esa ficción, era un fiel devoto a la participación de clase y lo hacía cuestionando su veracidad, torciendo y comprando la originalidad de los textos, y mencionando lo ambiguo de la formación en al que se nos instruían. Esto ocasionaba, en mi compañero fanático cierto repudio hacia mí y cada que tenía ocasión fuera de clase, buscaba fastidiarme. A veces, seguido de un pelotazo, me gritaba ¡Maldito moro! o bien, a la hora del almuerzo, su guarrido de puerco atormentaba mis oídos, escupía mi comida y en los lavabos, después de una actividad recreativa, me forzaban a un salvaje bautismo junto con sus apóstoles, que eran un grupo de niños obesos que le seguían sus más absurdos e idiotas juegos. Yo no entendía si toda esa burla era por el color de mi piel dorada, o porque ya estaba enterado de mi ascendencia árabe, o bien, por su limitada posición ideológica… hasta llegué a pensar que sólo tenía ganas de comunicarse con alguien más ¡decir su cerrada opinión y ser escuchado por alguien! pero nadie lo quería atender, y en su inconformidad por lo que los otros creían, formaba su propia religión, con una triste interpretación… Entonces, lo único que pude suponer, ante sus ataques y rabietas, fue que me enfrentaba a un imbécil atorado en algún momento de la historia o de la cultura, así que sólo soporté. Ese imbécil me recuerda a Darren Aronofsky con su insistencia sobre el tema, el gran tema que nadie quiere ver cómo lo ve él, con su compleja interpretación y su mensaje ambiguo, de cual sólo tengo que opinar, porque soy un ser humano tolerante, que me ha encantado su película y ¡qué ricos y frescos estaban los cacahuates que comí mientras la veía y qué rica está Lawrence, tan tierna como un cordero y qué hombre tan chulo es Bardem! ¡Papá Dios está orgulloso de su representación en el cine, así como en la tierra, como en los libros sagrados y apócrifos! ¡Qué gloriosas son sus historias que se siguen contando en el mundo! Y que Dios bendiga a Ed Harris por su gran trabajo como actor porque yo también le mordería la costilla a sus 67 años.

Víctor Hugo Ávila Velázquez.

 

Anuncios

La leche. Víctor Ávila.

El niño Raudel esperaba a que su hermano dejara de mamar la teta de su madre para poder irse a la escuela, pero al hermano parecía no incomodarle la tardanza y mientras succionaba miraba con un gran asentimiento la cara del niño Raudel. Luis ya vámonos, dijo el niño Raudel mientras miraba sus zapatos y bajaba al suelo a abrocharse las cintas. Levántate Raudel te vas a ensuciar, dijo su madre mientras obligaba a Luis a desprenderse de su seno. Pasaron por el zaguán corriendo y su padre les gritó algo que ellos no quisieron oír y salieron aún con más prisa.

En la escuela el niño Raudel miraba a su maestra, con cuidado, sus facciones, era toda una bella mujer; le encantaba; morena, el pelo ondulado que caía sobre su espalda y brincaba cada vez que se movía por el salón. Su olor de perfume barato, pero fragante, estimulaba el corazón del niño Raudel. En ciertas ocasiones ella le recordaba  a su madre, pues el exceso de atención que demostraba a sus alumnos era como si ella viviera con él y sus ocho hermanos.

Mañana sería el gran día en que se irían al campo para hacer una excursión sobre insectos. Era la única oportunidad que tenía para que le diera un beso. Pero tenía varios problemas, uno era que ella había dejado en claro que los que no llegaran temprano se quedarían con la maestra de primero, en el mismo salón de su hermano Luis y con esa maestra gorda de cabellos rizados como los pelos que su papá dejaba ver, entre las piernas, cuando se bañaba con ellos. Y el segundo; era que también corría el riesgo de que si Luis se quedaba mamando teta con su cara de satisfacción más tiempo de lo habitual, llegaría tarde.

Así pues se empeñó en hablar con Luis a la salida de clases. Luis, mañana no te tardes en salir de la casa porque tengo que estar temprano, vamos a salir de día de campo y los que no lleguen los dejan, dijo el niño Raudel. Luis lo miró con detenimiento, y luego respondió un no seco. El niño Raudel pensaba que algo ya tramaba Luis, aunque él no hablaba mucho, debido a su media mudez, se sabía que analizaba y pensaba demasiado las cosas, por esta razón el niño Raudel se asustó más.

Y llegó la mañana siguiente, todo transcurría igual, monótono, el niño Raudel tomó poca leche de su madre y luego fue a mirarse al espejo. Cuando regresó vio a Luis que se montaba en las piernas de su madre, le destapaba el pecho, agarraba una teta, la puso en su boca y cuando comenzó a mamar se giró a ver a su hermano, con la misma mirada de aprobación. Se acercó el niño Raudel a Luis con tal aproximación que se escuchaba como la leche caliente pasaba por la garganta. Vámonos ya, dijo el niño Raudel, pero Luis sólo entrecerró los ojos, paró de beber un momento y después continuó dando una gran succión a la teta, a su madre le molestó el dolor y le dio un golpe con la palma de la mano en la cabeza. Así no Luis, o te la quito, ya sabes, le dijo la madre. El niño Raudel se sintió más desesperado porque su madre comprobaba que todavía a Luis le quedaba otro litro seguro por beber. Esperó y cuando Luis se sació de los nutrientes que le proporcionó su buena madre, salieron corriendo.

Al llegar a la escuela, el salón de segundo ya se había ido al día de campo. La maestra gorda con su cabello ensortijado los vio a los dos y a jalones los llevó hasta el salón de primero.

El niño Raudel se sentía destrozado, tenía las lágrimas a punto de romper en un llanto ruidoso, incontrolable, pero se limitó a planear su venganza contra Luis, que ahora lo miraba con preocupación, quizá no era su intención, quizá sí. Pero ahora la ira le daba fuerza para actuar contra él.

Y llegó la mañana siguiente, todo transcurría igual, pero al momento de tomar la leche de su madre, el niño Raudel se dedicó, con toda delicadeza, a destapar el pecho, agarrar una teta, la puso en su boca y cuando comenzó a mamar volteó a ver a Luis, con la misma mirada de aprobación. Mamó y mamó, aún ya satisfecho, siguió mamando. A la madre no le molestó y ni siquiera le incomodó. Estabas sedientito verdad Raudel, le dijo la madre mientras él afirmaba. Luis lo miraba, desesperó y empezó a llorar. Cállate Luis, ¡Anda ya viste la hora, váyanse a la escuela! pero ya, ¡anda Raudel quítate! Dijo la madre separando al niño Raudel de su teta y de ésta escurrió poquita leche que cayó al piso, Luis miraba el chorrito blanco, trató de subir sobre su madre cuando ella le dio un golpe en la cabeza. ¡Córrele Luis! dijo su madre.

Los dos niños corrieron rumbo a la escuela, uno con la panza llena de leche y la cara de empacho, y el otro con la panza vacía y la cara llena de lágrimas.

 

Víctor Hugo Ávila Velázquez.

*SALVIATI, Cecchino. Charity 1554-58 Oil on wood, 156 x 122 cm

**Cuento publicado en el libro: Retratos en marco de piedra en el 2010.

Pieles. Eduardo Casanova. Víctor Ávila.

Mostrar una paleta de colores pastel no nos grita estética, sólo nos susurra el plagio de una combinación tenue y cursi, o hacer del error una broma o una grosería, no es lo absurdo, sin embargo, lo intuimos. Eduardo Casanova, en su debut como director, viene a provocar, o a escandalizar, como si aún fuera el siglo pasado, y esto, no quiere decir que sea de una trama equivocada, sino lo contrario; aquí lo anormal quiere ser contado, y sí es con gracia, mucho mejor. Justo esa ironía, esa sátira, hace falta en estos tiempos, donde opinar es una agresión, porque todo lastima, todo ofende, todo trasgrede a grupos o individuos, a mujeres u hombres, etc. Pero aquí no vengo a hablar de su falta de humor, vengo hablar del cine, de esté cine que si lo es, y que, quizá, se trata del cine Camp. Algo que no perciben, porque no lo entienden, pues lo ignoran, porque ustedes también son feos, lentos e idiotas: porque leen estás líneas sin saber de qué puta película les estoy hablando, y ahora sonríen, con esa misma cara de imbéciles como cuando vieron Coco.

 

Víctor Hugo Ávila Velázquez.

La sangre. Víctor Ávila.

Ya vendrá la sangre que inunda hasta el ahogo. Que oprime la cordura y pone falsos reflejos en cada uno de nuestros ojos. Hacia otros ojos, en arribo, la piel segrega el vaho que se husmea por dulce, es consejo su frugal advertencia y lo fresco que emana es la sombra de los días. En derrumbe, las palabras no brotan del habla; la lengua, en dos aguas, va saboreando el filo de su descaro, buscando el asalto y escondida, bajo un viejo y fundido farol, una alma tiembla y lidia en el silencio consigo misma, esperando no ser vista: el recuerdo o el olvido sosegarán la rabia.

Si hay coraje, con bravura se enfrentan las cosas de la sangre.

Después vendrán otros días, con exageradas virtudes, como obsequios para lo irreparable: la empatía como un miércoles, o un sábado como amparo, donde la luna es creciente y el aullido sigue atorado, en consternación, bajo el manto de la confusión.

 

Víctor Hugo Ávila Velázquez

*John Maler Collier – “Lady Godiva” (h.1897, óleo sobre lienzo, 142 x 183 cm, Herbert Art Gallery and Museum, Coventry).

He perdido el verso. Víctor Ávila.

Pretendía poseer tus pulsos retraídos, tener una excusa para tocarte: un triste temblor que desfilara sobre ti.

 

Víctor Hugo Ávila Velázquez

* František Kupka – “La gama amarilla” (h. 1907, óleo sobre lienzo, 78 x 74 cm, Museum of Fine Arts, Houston).

 

Del viento frío. Cecilia Ávila.

Palabras del viento frío

al sol me voy buscando

e invierna en mi patio.

Pretendo generar calor,

delante de mí

las manos ardían,

y en mi enfermedad

decir lo último pretendía.

Una extraña oye de mí

“Va muriendo mi personaje”.

 

Cecilia Ávila Velázquez.

*Vincent van Gogh. Autumn Landscape with Four Trees 1885.