El baile. Miguel González.

Nunca se me dio el baile, pero la vi a ella, la vi tan fresca, sus movimientos eran tan libres tan perfectamente efectuados, era espontánea, con su mirada enamoraba a niños, jóvenes, hombres y mujeres por igual, su danza no paraba, una banda musical se acercó para hacer feliz el momento, muchos se unieron al barullo del baile, todos sonreían, reían, se había convertido en una gran fiesta, el carnaval había llegado en otoño, la alegría se desbordaba entre la gente, yo torpe como siempre, entré al barullo, empecé a bailar igual que ella, con movimientos artísticamente bellos, se convirtió en algo imparable, no quise parar porque me daba vida, persona que llegaba, persona que sacaba excelentes pasos de baile, y más bellos aún, nos convertimos en artistas de bailes súbitamente, todos unidos en una coreografía.  Pasó la mañana, pasó la tarde, pasó la noche, pasaron 5 días, fuimos cayendo uno por uno, primero ella, la hermosa, con la cara fatigada, con los pies ensangrentados, con sangre saliendo por su nariz, cayó súbitamente, por la inercia del baile nadie pudo pararse a ayudarla, ahí quedó inconsciente, la muerte llegó por ella unos minutos después. Todos ante esta situación no pudieron detenerse, estábamos en una inercia del universo, un bucle eterno, algo imparable, la belleza pasó a desesperación, los movimientos seguían siendo hermosos pero las miradas de seducción al hacer un pase de baile pasaron a ser expresiones de terror, las caras de los presentes se empezaban a desfigurar, lágrimas de sangre salían por cualquier poro de la piel, los gritos de aliento pasaron a ser gritos de miedo desgarrando la noche, y la muerte esperaba alrededor de la pista de baile donde elegía a su próxima víctima, la vida se esfumó de mí el sexto día.

Miguel González.

*Ilustración: Pieter Brueghel el Viejo. Danza campesina.

Una pintura. Fernando Escobar.

La vida claro-oscuro y acuarela,

árbol, amor, madre y mujer, bóvedas

azules, feroces insectos, ruidos de

maquinas,

cumbialternativacusticansestral,

hombres, dioses con caras de niños,

sepulcros profundos grises y de concreto,

mármol y lágrimas, flores y lágrimas,

secuencia absoluta, eterna, disposición,

acoplamiento, la vida claro-oscuro y acuarela.

.

Fernando Escobar G.

Ilustración: Michele Poirier Mozzone.

Gotas. Cecilia Ávila.

Sólo la muerte que ya ha estado rondando tu vida, gloriosa y maravillosa, puede hacer terminar tu dolor de esa vida que te sobrepasa.

Esa palabra la entiendo ahora yo sola. Donde no tolera la mentira. Ya no quiero mentirme más.

No soy suficiente, no soy importante y por más sanaciones que me ponga no lograré el cometido de vivir confiada en la realidad.

No tengo equipo alguno más que la miseria de vivir creyendo que el bien existió alguna vez.

Mentir es un cuchillito sin filo.

¡Pero insiste!

Verás lo que pasa.

Como la gota constante en la cabeza del preso inmóvil. Es un dolor continuo. Casi sientes que te salvas, pero sabes que te termina perforando el cerebro. La muerte a cuenta gotas.

Cecilia Ávila Velázquez.

*Ilustración: HENRI PRIVAT LIVEMONT. LA OLA. 1897.

La industria del estrés. Miguel González.

Ahí estoy de nuevo, como cada lunes me levanto esperando que sea una semana mejor que la pasada, veo mi reloj son 4 de la mañana, tengo que apurarme porque el transporte de personal me deja y perdería un día de salario, lo que equivale a estar muy apretado de dinero, me despido de mi esposa e hijos, salgo a la calle oscura de mi municipio y veo que el autobús ya me está esperando, entro a este y veo a mis compañeros, algunos en celular y otros dormidos,  me veo reflejado en ellos, se ve el mismo fastidio en la cara, la mayoría de los que trabajamos para la industria automotriz es por la necesidad de proveer el sustento a la familia de darles una vida mejor, sin embargo la paga no es lo suficiente, y mi vida se me va en la empresa, ya que cuando regreso a mi casa mis hijos están dormidos, sólo mi esposa me espera con la cena, tenemos una pequeña charla y a dormir de nuevo. Ya dentro del autobús elijo un lugar cerca de la ventana para ver la oscuridad y tratar de reponer horas de sueño sin éxito, cuando llego a la ciudad veo la publicidad de los candidatos a gobernador del estado, todos ellos prometen que van a traer inversión extranjera para mejorar las condiciones económicas, sin embargo, no lo veo reflejado en mis bolsillos, mis condiciones siguen siendo precarias, todos los gobernadores anteriores trajeron inversión extranjera, yo mismo trabajo en una empresa extranjera, pero ellos no se dan cuenta lo que tenemos que pasar los trabajadores por las necesidades de la vida, a ellos solo les importa la primera plana de la prensa diciendo la generación de empleos que generaron, cualquier cosa solo para decir que van avanzando, pero no, no se dan cuenta la calidad de los empleos, lo que le pasa a la gente en la planta, el empleo debe dignificar pero en mi empresa no lo siento de esa forma, la producción va a cualquier costo, incluso si los empleados tienen que ser maltratados y tengan que hacerse del baño en sus pantalones, los supervisores son los capataces de la época moderna, atrás de los esclavos en el campo de cultivo, muchos de mis compañeros han llegado a golpes porque no aguantan la presión, los más jóvenes renuncian rápido porque no tienen necesidad para alimentar a una familia, sin embargo cuando estoy en la línea y me veo en una situación donde me humillan, solo pienso en mi familia, tengo que aguantar todo esto por ellos, para mí ya no hay alternativa ¿Pero porque llegué a estar en esta situación? Mi cabeza le da muchas vueltas a eso, tuve que desertar de la preparatoria por mi familia, por necesidad requería más ingresos, entonces empezó mi vida laboral, con lo que hacía en ese momento me mantenía bien, era joven y sin responsabilidades, pero llegó el momento donde forme una familia, ahí es donde tuve que buscar un empleo que nos generara suficiente dinero para mantenernos, tuve que elegir esta empresa, traté de cambiar mi residencia a la ciudad, pero en varias zonas de la ciudad las rentas crecieron a pasos agigantados, en algún momento viví en la ciudad en 2014 y una renta tenía un costo de 2,500.00mxn, sin embargo ahora llegan a costar 6,000MXN, para lo que gano no es viable, a mis hijos los tendría que poner a trabajar para poder sostener los gastos y yo no quiero que mis hijos sufran lo que yo sufrí. Mi pensamiento vuela mientras voy en el autobús, siguen pasando candidatos a gobernador, y sigo sin entender que no vean lo mal que lo pasan los obreros en sus trabajos, el estrés y la ansiedad que generan el no tener una alternativa y estar amarrados a algo que a ellos eligieron por necesidad y no por gusto, muchos al no tener alternativa terminan en suicidio, ¿La industria será la causa de que mi estado sea el más alto en suicidios? Los candidatos a gobernador tendrían que pensar si le están trayendo bienestar y mejor calidad de vida a las personas, o sólo pesar a la población, siempre se escudan en que gracias a esta industria se genera mejor economía, pero no se dan cuenta el daño mental que les hace a las personas a largo plazo y que terminan en suicidio, tampoco nunca pensamos que estas empresas vienen por los recursos favorables en el estado, si llega a escasear el agua ¿Qué va a pasar?, los inversionistas extranjeros van a buscar otro lugar para establecer sus operaciones, y mi estado terminaría en la ruina ¿Tendrán esto en la mente los candidatos a gobernador? Lo más seguro es que no, porque lo único que hacen presumir los resultados al momento, pero son incapaces de ver a largo plazo los posibles problemas.

 A través de la ventana veo el sol salir, ya vamos llegando a la empresa, me llega la angustia y el pesar de tener que lidiar con mi supervisor otro día más, sé que, si exploto y me lío a golpes, mi familia va a tener que pagar los platos rotos, bajo del camión con el estrés y con coraje cierro el puño, sólo me llega la impotencia de no poder cambiar mi situación.

Miguel González.

*Ilustración: pirateada de por ahí.

El arte de la publicidad en los cruceros. Miguel González.

Y aquí estamos de vuelta vamos por otros 6 años perdidos, empiezan las campañas en nuestro estado para saber quién será nuestro próximo gobernador, y como cada 6 años no hay ideas nuevas, siguen agarrando ideas progresistas para congeniar con la nueva generación, pero es falso, sólo lo hacen para obtener más votos, para obtener popularidad, pero siguen siendo los mismos, personas con intereses propios, no les importa la votación, sólo ellos y su gente, ahí es donde pregunto ¿Por qué esa gente los apoya? Ayer estaba pasando por un crucero y me encontré gente del partido naranja, ese partido relativamente es nuevo y ha obtenido victorias en Nuevo León y Jalisco, en sí, ha crecido, pero esa gente está en los cruceros mañana y tarde, ¿Por qué lo hacen? ¿Cuál es su motivo de estar ahí día y noche? Los partidos políticos tienen presupuesto, pero dentro de este presupuesto no está pagarles a los que reparten volantes en los cruceros, ¿entonces? Los partidos importantes (PAN, PRI y MORENA) utiliza a la misma gente que trabaja dentro del gobierno, y como siempre hay historias que llegan del mismo personal de gobierno que para conservar su puesto, sus jefes los obligan a ir a los cruceros a repartir publicidad, y estos tienen listas donde ponen asistencia, por lo que si no van a apoyar al partido en turno, puedes ser despedido de tu puesto, entonces esto se convierte en una cadena de favores infinita, desde el mando medios hacia abajo.

Dentro de Palacio Municipal, también llego a mis oídos una historia muy interesante sobre los compromisos que apoyaron dentro de la campaña y los tienen que colocar dentro de gobierno. Imaginen un área dentro del municipio, en esta área hay 3 personas, con estas personas es suficiente para sacar el trabajo, llega un nuevo presidente municipal, y vemos que en esa área ponen a 3 más, claro estas personas entraron por favores que hicieron durante campaña, entonces ya son 6 personas haciendo el trabajo de 3, pasan 3 años y llega otro presidente, ya hay 12 personas dentro del área, la persona que me contó esto me decía que a las 10 de la mañana terminaba sus labores y todo el tiempo sobrante no hacia nada.

Entonces lo que vemos en los cruceros son personas que sí gana su candidato lo meten a gobierno, son los compromisos que se hacen durante la campaña, claro esto acosta de los impuestos de la ciudadanía. Entonces que busca la gente del partido naranja ¿Quién los obliga a estar ahí? ¿Qué beneficio les da? Su partido no tiene oportunidades de ganar, entonces entendí que ellos están ahí para no perder su registro, ya que si lo pierden ya no podrán obtener presupuesto para seguir operando, claro y las desviaciones que puede tener este dinero, ¿Y la gente del partido naranja en los cruceros? Amor al partido no, buscan algún beneficio sí, pero ¿cuántos de ahí son obligados a ir?, la gente que está en los partidos en su mayoría tiene sus propios negocios, entonces claro esta que los trabajadores de sus negocios son enviados a este tipo de campañas, lo peor es que juegan con la necesidad de la gente, mucha gente se ve obligada a ir a estas campañas por no perder su trabajo, están maniatados, y esta es la gente que vemos en los cruceros.

Estos gobiernos han acabado con el bienestar de la gente, sólo les importa los intereses propios, no los de la gente ¿Estamos a tiempo de cambiar algo?

Miguel González.

Madera que fui. Cecilia Ávila.

Me gustaría saber qué tipo de madera fui.

Me gustaría saber qué tipo de ave posó en mí.

Qué tipo de cantos oí.

Qué bestialidades de la fauna salvaje

pude haber visto.

Me gustaría saber con qué lluvias fui feliz

y con cuales casi me derrumbo.

Me gustaría saber cuánto tiempo duré firme y fuerte.

Qué tipo de madera fui y si me convertí sólo en aserrín.

Cecilia Ávila Velázquez.

*Henri Julien Félix Rousseau.

La noche que el velador perdió sus lágrimas

El velador no duerme. Tiene que velar por el rancho, no es problema para él; ya ha acostumbrado a su cuerpo a dormir en el día y trabajar en la noche. Ahora, después de su primera comida, que él veía como un desayuno a las diez de la noche, empieza su recorrido.

Una vaca lo mira, la vaca llora. “¿Cómo podría ser que un animal llorara? No eran lágrimas; es sólo agua que sale de sus ojos”. Una mosca se posa en el ojo de la vaca, la vaca pestañea y la mosca vuela parándose en la frente del velador, él la siente caminar, ella baja a su ojo alcanzando a tocarlo, la espanta con la mano, luego se soba. Al frotarse continuamente le comienza a llorar el ojo, se queja de un ardor ligero pero que se vuelve más agudo, él trata de recordar si tenía la mano llena…

Ver la entrada original 1.384 palabras más