KATORGA. Pablo Jara.

La razón no me ha llevado a nada, al contrario, se ha convertido en una cárcel para mí, atrapado en ella, preso y exiliado, haciéndome preguntas para las que aún no tengo respuestas, insomnio, mal sabor de boca, jaquecas, los sabios dicen que eso es la vida, y cuando se acaba, la muerte te lleva igual ignorante, igual sabio, pero mientras que ¿me mato y ya? No soy tan valiente,  al menos no en este momento. Es mejor morir irracionalmente  por una mujer o por mi país.

Morir.

 

Pablo Jara.

* Aleksander Sochaczewski’s.

Anuncios

Los veo con estos ojos. Víctor Ávila.

Saben quién soy yo: soy el hombre moreno, alto y de linda sonrisa que mira con ojos inquietos todo lo que está a su alrededor. Supondrán que sospecho demasiado, pero lo único que hago es observar, entonces la naturaleza de las cosas se refleja ante mí y veo, en cada uno de ustedes, a sus afligidos espíritus amarrados a la pared de la vanidad. No puedo salvarlos, ni siquiera puedo hablarles o acercarme porque me desconocen como perros cegados por el hambre, me quieren morder y yo no quiero ser mordido, entonces, eso me pone indiferente, camino y los olvido pronto, muy rápido cuando algo delicado pasa y distrae mi mirada y mis pensamientos… Pero hoy tengo compasión y voluntad hacia ustedes y les traigo estas palabras, porque que me doy cuenta de su anodina presencia en el universo y ante mis ojos están a salvo pues doy fe de su existencia ante la verdad que nunca quieren detenerse a observar.

 

Víctor Hugo Ávila Velázquez

* Ilustración: Roman mosaic, Zeugma.

De los dichos. Salinas Ulloa Portugal.

De esa agua no he de beber. Dicen que no debemos decir, porque el pez por su boca muere, tal como dice la dicha, cae más pronto un hablador que un cojo, tal como dice el dicho. Somos nuestro propio juez, y el tiempo nuestro verdugo.

 

Salinas Ulloa Portugal.

*Ilustración: Bnf. ¿?

Como Sísifo. Pablo Jara.

Entre otras incomodidades de los mortales, está esa ceguera del alma que hace al hombre no sólo errar, sino amar sus errores. Séneca.

 

Mientras avanza la vida, vamos llevando nuestras propias cargas, algunos de bajada,  y otros, la mayoría, cómo Sísifo, purgando alguna condena, la ignorancia puede ser esa condena, ignorancia capaz de hacer  ver otra vida  con desdén, no sé por qué se nos fue negada la empatía, pero esa luz blanca con las que nos sentimos tocados y originales, es la misma que nos ciega y nos envilece, deforma nuestra visión, incluso nos hace dudar de nuestros sentidos, llevando al extremo nuestras vanidades, vemos guerras con indiferencia, otra vez el desdén, pueriles ante las injusticias. Falsas comodidades hacen que emerja de nuestro interior lo peor de nosotros, ajenos a nuestra supuesta humanidad, obcecados egoístas, sintiéndonos en el paraíso mientras fingimos no oler el azufre, aún con la creencia de nuestra superioridad intelectual, aún en la caverna.

 

Pablo Jara.

*The Battle Of The Argonne 1959. Rene Magritte.

Alpha. Albert Hughes. El Conde Filmstrostky.

¡Novedad en el cine de lo simplón! Novedad para el cine donde los perros son protagonistas (cine del que me duerme y ya no me despiertan) Atentos, como perros los espectadores, atentos como lobos: todos esperando a que nos lance el palo, mientras tanto te entretiene, pero nunca lanzan nada… bueno, sólo “el ya muy bien conocido silbido” para atraer tu atención en la pantalla.

El director de “El libro de Eli”, pienso yo, era más su hermano, porque aquí el drama son las mismas croquetas baratas que te venden y te tragas.

1/5 Estrellas.

 

El Conde Filmstrosky.

Envidia I. Melina Aldana

El apego, es mi pesar, vivir mis sueños me ha enemistado con los que me rodean, la envidia es un sentimiento natural imposible direccionar que nos muestra que tan inferiores nos sentimos, he intentado repeler éstos actos, las palabras hirientes, la sátira planificada, pero en el segundo respiro me estalla el corazón y duele. Aún me siento humana y por lo tanto conservo las esperanzas.

Es difícil guardar distancia, no sé si lo justifico con lo cuantificable del tiempo o finalmente es mi  temor a la transcendencia.

 

Melina Alejandra González Aldana

*Lithographie d’après Louis Boulanger.

Periodo efímero. Jocelyn

¿Qué hay de malo en percibir el físico humano como algo maravilloso? Por optar en ver primero la sonrisa o los ojos de una persona antes de conocerla y darse cuenta si en verdad es benévolo o no, digo a final de cuentas resulta de ese modo la atracción. Cuando te encuentras sumergido en tus propios pesares y alguien se cruza en tu sendero y consigue robar tu atención.

 

Jocelyn.

*Pintura de Helene Delmaire.