Cuando figura y número no sean. Novalis.

Cuando figura y número no sean

cifra de seres en totalidad

y aquellos que se besan mientras cantan

superen en saber al erudito,

cuando a la vida libre nuevamente,

y al mundo también libre, el mundo vuelva,

en claridad perfecta se apareen,

cuando en poema o cuento se registre

el verdadero acontecer del mundo

ante una sola y mágica palabra

todo lo absurdo y falso desaparecerá.

* Novalis (1772-1801) Nace en Wiederstedt, Alemania. Escritor y filósofo.

** A Quartet, A Painter. Tribute to the Art of Music.

Anuncios

El hombre el lobo del hombre. Pablo Jara.

Hombre, después de un tiempo te disculparas, ahora vuelves a las mismas esquinas del tiempo, obsesionado con él, y a que vuelves, simple melancolía o sólo ver todo lo que fue y ahora no queda nada ya, tan solo la experiencia que da el tiempo y aun así añorando los días muertos, afianzado a ideas muertas ya, pisoteadas por el ahora, el siglo se abre camino a machetazos y tú tirado en las mismas esquinas como un perro que se echa a morir, como un anciano con demencia, la ternura de tu ingenuidad hace que no sepa sí reír o llorar, y recuerda que no te lo recrimino, pero flotar sobre aguas conocidas puede caer en la cobardía, pasar así a la historia, en libros que nadie comprara,  cuando en verdad me sereno, respiro profundo y no te culpo por creer tener alguna superioridad, si lo único que te inspira es lo tangible, lo que no ves no existe para ti,  esa superioridad te deshumaniza, incapaz de mostrar algo como esto, incapaz de ponerte al descubierto y así sostienes esa supuesta ventaja, deberías de pensar en tu propia muerte tal vez ahí puedas encontrar alguna superioridad .

 

Pablo Jara

* Human Mortality.

Fotografía impresa. Dr. Las Flores.

Acaba de abordar un hombre de mediana edad, se acomoda en el siguiente asiento, justo al alcance de mi vista, noto que en sus manos posee un objeto que procura cuál tesoro. Alcanzo a divisar que envuelto en una bolsa de plástico, casi transparente, se encuentra una fotografía impresa de una mujer atractiva, en la cual, se aprecia un fondo que parece ser de algún desfile de premios a la música internacional.

El hombre acomoda la bolsa con sus dedos con sutil ansiedad, de manera que la imagen sea lo más clara posible sin sacar de ese cofre el tesoro.

La contempla por unos segundos, y luego levanta su cara para observar que sucede en el mundo, inclina su cabeza una vez más para saborear con los ojos a su quien sabe que sea para él; su musa tal vez, tal vez su fantasía, tal vez sea su amante en noches solitarias: noches aisladas de todo lo que no sea la imagen que da esa fotografía impresa en un centro comercial.

Porque sólo los enfermos mentales amamos a esas fantasías que inspiran a dibujar, en una canción, sus labios humedecidos.

Con una fotografía impresa, no sólo dentro de una bolsa de plástico casi transparente, sino impresa en la mente.

 

Dr. Las Flores

*Subway Tokyo poster. 1927.

No tengo nada que decir y lo digo. Pablo Jara.

Eso que hablas y no es cierto no se llama mentira, es simple autoengaño, una puesta en escena sin espectadores, un boxeador que no golpea, y ¿a quién le puede interesar esa farsa? si nuestras vidas son iguales, caminando hacia el mismo final, cuando el rencor se disipe mi escritura podrá desaparecer, por ahora de ello se nutre.

Pero cuando la rueda gire otra vez ese sentimiento no será más que un recuerdo, un impulso, y tú, ¿seguirás en el autoengaño?

 

Pablo Jara.

* Edward Hopper. Two Comedians. 1966

Tormenta de arena. Elite Zexer. El Conde Filmstrostky.

¡Ah, qué bonita se ve una boda! ¡Qué bonita se ve su tradición! Digo que se ve bonita porque nada más se ve…. pues todos sabemos que ocurre allá en esos lares, pero de que es hermosa la tierra dorada que se levanta con el viento, lo es.

Uno puede beber un vaso de agua y que la sed continúe. Así sentí con esta hermosa historia de una madre olvidada, de una hija valorada con caprichos no tan arraigados. De un padre paciente.

Me encantó la madre enloquecida de piedad ante el amor del esposo y/o/ante su poligamia, ante su descendencia, o como también, ahogada de tradición, impone a los suyos, acepta y continua… El caso es que me quedé con ganas de más, de más historia, de más actuación, de más folclore, aunque quizá sólo sea mera gula.

Los occidentales y europeos también tenemos lugares tan cómodos, como puede ser una tormenta de arena.

Muy bonito filme para ser el primer trabajo de esta directora.

Acá, entre nos, está medio encantandora Lamis Ammar. Repito “medio”.

3/5 Estrellas.

 

El Conde Filmstrostky.

El hombre de los tiempos. Cabra Zapata.

Para dormir en un cartón

Para sólo tener sonrisas

¿Por qué me aceptas?

Si yo te odio, hermano

¿Por qué me preguntas?

No soy de África, odio América y Asia

No quisiera ser de Europa

Púdrete, hermano

Soy negro y rojo

Soy amarillo y odio el blanco

No soy hombre

Cierra la puerta

Abre tu corazón

Soy un bruto

Pues soy el hombre de los tiempos.

 

Cabra Zapata.

* Caravaggio. San Juan Bautista, 1604, Italia.

**Del año de 1999.

Us. Jordan Peele. El Conde Filmstrostky.

ADVERTENCIA: Afortunadamente soy negro, lo digo para los que no lo saben, y siendo así, me permito hacer las siguientes observaciones, que en un bajo criterio serían consideradas racistas o estúpidas.

En su primer film “Get out”, Jordan Peele, como director y guionista, hacía notar la intensidad de que su género que era un especie de “suspenso para-y-o de negros” ¿Por qué para-y-o negros, Conde? Preguntarán ustedes. Y les digo, lectores, porque la trama general era sobre el temor que “también existe” de los negros hacia los blancos. Lo repito: los negros también le temen a los blancos. Osea ¿no nada más los blancos le temen a los negros? Así es, los negros también tiene miedos y, al parecer, un miedo particular hacia a los blancos y que no es para menos… Así pues, está lejana, inusual y ridícula percepción en la white-people le valió a “Get Out” el Oscar Incluyente, ese Oscar que quiere decir que no se olvida de la gente marginada, o de los hispanos, o los negros, o los inmigrantes, quien sea menos ellos, ese Oscar que da la academia en EUA para volverse casi una asociación civil, ese Oscar que no vale más que cualquier otro Oscar, porque los Óscares, queridos amigos, no vale ni el prejuicio parcial sobre el cine de mierda que hace EUA para su gente, ósea que no pierdan el tiempo valorando algo que valoró el Oscar, nunca confíen en ese premio, es más, nunca hablen de ese premio, porque, mis estimados lectores, si lo hacen parecen idiotas e ingenuos. En fin, pero que exaltado estoy hoy.

Ahora bien, aclarada esa pendejada de premio, continuemos con “Us”, y es que en esta película, Jordan Peele, ahora nos demuestra otro ángulo, otra visión que también se perdía el americano promedio y que es acerca del miedo, pero ahora del terror de un negro hacia otro negro. ¡Vaya genio! ¡A quién se le iba a ocurrir que entre negros se tienen miedo y más si se trata de ellos mismos! ¡Oh por Dios, que genialidad! Por eso el blanco americano promedio gordo y con calor, le gusta este director, estas películas y extasiado ante tanta verdad demostrada, aplaude y festeja el don de Jordan para contarles sobre los negros y sus miedos, sus temores y sus vidas sin resultar tan “racista”. ¡Bien hecho, Jordan!

Independientemente a la mercadotecnia del cine americano, tenemos que ser sinceros y lo bueno, es que aquí está el Conde para hacerlo, amigos, para decir que es una mierda de película americana. Sin embargo, funciona porque funciona, te asustas porque en verdad te asustas, aparte de que eres un miedoso y te cagas de todo, pero si, es una mierda de película.

Lo único sobresaliente es la actuación de Lupita Nyong´o.

 

1/5 Estrellas.

Pd.- En febrero de 2020 ya hablaré de su gusto cagado por los Óscares y cómo es que ignoran los grandes festivales de cine.

 

El Conde Filmstrostky.