Silence. Martin Scorsese. El Conde Filmstrostky.

En Scorsese, y su amplio legado, no hay duda de que su quehacer en el cine ha sido portentoso. Con Silence se confirma mi simpatía. No solo por su trama, ni por su guion en conjunto con Jay Cocks basada en la novela, ni por su fotografía nada más, sino por el hecho de sabernos educar como es el Cine cuando tienes algo que contar.

Si algo estuvo desabrido en esta película, más que la fe de estos sacerdotes, fue la actuación de Andrew Garfield, sosa, casi ridícula y no es la primera vez que se percibe esa mediocridad, antes  ya habíamos comentado su flojo trabajo en el film de Mel Gibson. (aquí mero).

A pesar de eso aplaudo las actuaciones de Adam Driver y todos los japoneses que saben a hacer de su gusto algo profesional a lado de Martin Scorsese.

4/5 Estrellas.

 

El Conde Filmstrostky.

Anuncios

Autorretrato con seres que vuelan. Moisés Ortega.

5

Al niño le gustaban las historias que le contaban las

tortugas.

Los secretos parecen siempre algo a punto de morir.

Creció. La edad trae en sus manos la pericia del

coleccionista,

dejó el pantalón corto; compró unos frascos grandes.

Luego dijo que los mandamientos del Dios de su padre

no eran otra cosa que consejos parecidos a los de la

abuela.

En los frascos permanecía guardada la piel de los

momentos

que se parece tanto a la transparencia de la mañana,

al sosiego del crepúsculo,

incluso a las nubes de la noche.

 

Moisés Ortega.

* Ilustración: Lectura vacacional. Carl Larsson. 1916.

** Poema del libro “Autorretrato con seres que vuelan”. 2014. Editorial Ojo de pez.

Cuando niña. Hélèn Cadou.

Cuando niña

temía que el pozo

abierto en lo hondo del jardín

 

Fuera un ojo abierto

hacia el fondo de la tierra

una mirada

 

Que permita ver

la noche de los tiempos

 

Y rechazaba el antojo

de tomarlo como espejo

 

Tal era el miedo a que mi cara

en él se perdiera.

 

*Hélèn Cadou (1922-2014) Nace en Mesquer, Francia. Poeta.

** Ilustración de Jin Xingye.