Por cada cosa. Melina Aldana.

Últimamente he pensado en la muerte y de un modo distinto, no como cuando se me estruja el corazón pensando que mi vieja pronto partirá, mi tabaquismo ha echado sus primeras raíces, mis pulmones están llenos de flema, no puedo respirar, no puedo dormir, pienso en todo aquello que he ahogado por omisión, por cobardía y por culpa. Me duele el fracaso, la familia, la falsa amistad, las pausas del amor, el bebé que no está. -Tranquila- , el hombre está hecho para soportar cualquier evolución, si eres fuerte sobrevivirás. Una pequeña mano roza con la mía, la aprieto con fuerza, suspiro y siento mucha paz. En mi lecho de muerte me gustaría que los puños sagrados de mis hijas se abrieran, soltando el polvo que alguna vez fui, moverme con las ráfagas del viento libremente, llegar a la madurez absoluta, ser recordada por cada cosa buena que habitó en mí.

 

Melina Aldana González Aldana

* Auguste Toulmouche 1829 –1890.

De los dichos. Salinas Ulloa Portugal.

De esa agua no he de beber. Dicen que no debemos decir, porque el pez por su boca muere, tal como dice la dicha, cae más pronto un hablador que un cojo, tal como dice el dicho. Somos nuestro propio juez, y el tiempo nuestro verdugo.

 

Salinas Ulloa Portugal.

*Ilustración: Bnf. ¿?

Autorretrato con seres que vuelan. Moisés Ortega.

5

Al niño le gustaban las historias que le contaban las

tortugas.

Los secretos parecen siempre algo a punto de morir.

Creció. La edad trae en sus manos la pericia del

coleccionista,

dejó el pantalón corto; compró unos frascos grandes.

Luego dijo que los mandamientos del Dios de su padre

no eran otra cosa que consejos parecidos a los de la

abuela.

En los frascos permanecía guardada la piel de los

momentos

que se parece tanto a la transparencia de la mañana,

al sosiego del crepúsculo,

incluso a las nubes de la noche.

 

Moisés Ortega.

* Ilustración: Lectura vacacional. Carl Larsson. 1916.

** Poema del libro “Autorretrato con seres que vuelan”. 2014. Editorial Ojo de pez.

Cuando niña. Hélèn Cadou.

Cuando niña

temía que el pozo

abierto en lo hondo del jardín

 

Fuera un ojo abierto

hacia el fondo de la tierra

una mirada

 

Que permita ver

la noche de los tiempos

 

Y rechazaba el antojo

de tomarlo como espejo

 

Tal era el miedo a que mi cara

en él se perdiera.

 

*Hélèn Cadou (1922-2014) Nace en Mesquer, Francia. Poeta.

** Ilustración de Jin Xingye.