María José. (Ejercicio). Fernando Escobar.

¡Y, ah! como te amaba, virgen injuriada,

corazón marginado, ablandado por honesto,

mi niña inquieta, mi niña hermosa

en tus labios nazco y ardo, ardo y muero.

Tú, una dicha enteramente proclamada,

una pasión dañosa de un Dios enfermo,

tú, vida amor y gloria

dime como vuelo.

 

Fernando Escobar.

*Retrato de Helene * Gustav Klimt.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s