Perfect Blue. Satoshi Kon. El Conde Filmstrostky.

No había visto este anime de Satoshi Kon, pero suponía qué, por ser el mismo director de Paprika: el reino de los sueños, sería al menos entretenida, y además, ya un mítico prestigio la acompañaba. Tampoco leí la novela homónima de Yoshikazu Takeuchi, no era para tanto, así que mi compadre y yo, al calor del carbón y con tremendos salchichones al fuego vivo, la vimos.

Las salchichas se tardarían un poco en tener la textura que nos gustaba: hinchadas y con su capa achicharronada, así que iniciamos la película con unas enchiladas potosinas que desaparecían rápidamente en la boca de mi compadre, al que le explicaba, que había tres pilares muy marcados que los otakus siempre platicaban sobre este anime: “fanatismo, acoso y terror”. Era lo único que yo sabía sobre el tema y mi compadre opinaba que había un loco por ahí, sabía eso y (al parecer) nada más. Hablaba él, y yo también hablaba, cuidaba las salchichas y las volteaba mientras el anime seguía, parsimonioso y cuidadoso avanzaba, la música ayudaba a saber dónde poner atención, los gritos japoneses comenzaban a horrorizarme, sabía que esto ocurriría, pues se trataba de un anime del año de 1997 donde los audios eran una situación escalofriante.

Terror y fanatismo, cierto era, vaya que sí, luego estaba el acoso, latente, el mismo maldito acoso que yo hacía también, constante y sonante, a las salchichas para asar, entonces ahí mismo, con las pinzas en la mano, me sentí Me-Mania y creía entenderlo todo, me veía en esa fragilidad de mi cargo, de mi ocupación, de lo que yo hacía… ¡La identidad! Ya gritaba mientras mi compadre susurraba que pusiera las tortillas. En ese ilusorio drama caía olvidando que se trataba de un anime… Me involucraba, una y otra vez sin remedio.

Cerca del final apenas sonreímos cuando ya teníamos nuestras salchichas en la mano o en la boca, entonces, me di nunca de que nunca nos acordamos del chimichurri que tanto daño nos hacía, también supe, o creía saber, lo que sucedía con Mima Kirigoe, pero no, ocurría algo más, me detuve y miré a mi compadre absorto en su cena, triste masticaba, reflexivo lloraba y yo pensaba en el empacho; confundido y lleno de asco, por la falsedad a la que nos sometemos.

No recuerdo el final de Perfect Blue, ni siquiera mi compadre, ahora que lo pienso mejor, tampoco recuerdo el final de la noche, repaso y no veo a mi compadre despedirse, mucho menos, mirarme a los ojos después de que lloramos.

4/5 Estrellas.

 

El Conde Filmstrostky.

Anuncios

Un comentario sobre “Perfect Blue. Satoshi Kon. El Conde Filmstrostky.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s