I am not a serial killer. Billy O’Brien. Víctor Ávila.

Ver una película con roces entre lo fantástico y la ficción o sutiles caricias de thriller y terror, desde la oscuridad de mi cuarto con una cerveza clara en mano, pueden llevarme a un desconcierto;  sentir que es una película originalidad y llena de novedad. Quizá sea un poco exagerada esa opinión pero lo he percibido así desde mi cama mientras la familia duerme. Este film, del irlandés Billy O’Brien, captura de forma decente el o algún tiempo y si se le celebra algo es el ritmo, bastante fiel, por el cual nos lleva en la trama de la novela de Dan Well. No leí la novela y ni lo haré, pues en este caso, el cine basta.

¿Qué más puedes pedir en una historia donde una familia tiene una funeraria local, el hijo adolescente no ve a su padre y encima es un “sociópata”? Pues que al menos te mantenga con los ojos abiertos y el pulso latente, cosa que me sucedió.

Esta no es una historia donde el argumento es predecible, tampoco donde la sangre es la principal acción, ni mucho menos los cadáveres que se van acumulando (y no me refiero a Christopher Lloyd en su eterno papel de hombre mayor) sino de lo que no suponemos.

El amor, como propósito de melodrama, es el fondo que nunca nos suelta.

Seas humano o no.

 

*** asteriscos.

Víctor Hugo Ávila Velázquez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s