Sin título. Melina Aldana.

Al exhalar el humo envolvió el rostro de los hombres que llegaron.
Es porque no tuvo un Padre.
La memoria olfativa funciona como un fósforo que enciende la melancolía.
Y las composiciones ambiguas se consumen, arden y se impregnan como un tabaco que está por terminar.
Mantequilla con pan, maleta azul marino, rostro gris, pero más negro como las cenizas del pitillo ya apagado.
El abandono le provocó cáncer.
Sobrevivió.

Melina Alejandra González Aldana.

* Odilon Redon – “El cíclope” (h.1898, óleo sobre tabla, 65x51cm, Museo Kröller-Muller, Otterlo).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s