No tienes vela en este entierro. Víctor Ávila.

Se aproxima otro ser humano, casi como un extraño pero no lo es, después, estarás siendo invitado. Tus ojos cascabelean al escuchar las cordialidades habituales, apretones de manos, palmadas en la espalda y guiños sin sentido.

Surge el momento en el que se te está invitando a constar tu existencia en otro lugar que no es el tuyo, que no es el de siempre y tus manos están inquietas.

Ahora alguien tiene un sitio para ti en un espacio personal o privado. Entonces se ha abierto la posibilidad de ser tú mismo en otro lugar, recuerda, has sido invitado con todo lo que implica ser un ser humano con otros seres humanos en un mismo territorio, en otras palabras, ser tú mismo con otros que quieren ser ellos mismos también.

La persona que te invita quiere que estés en el lugar en donde será su convite, sus motivos no son importantes por lo tanto no te debe de interesar eso y deberías dejar de rascarte la cabeza.

Quizá tú no quieres estar ahí pero te han invitado y te sientes alguien especial por la atención. Te sientes único, no han invitado a otra persona que sea como tú, que se llame igual que tú, mismas facciones o mismos pensamientos. Eres tú quien irá en tu lugar, eres el verdadero tú. Tus imitaciones no irán porque tú ya fuiste invitado.

Quizá tú si quieres ir, ya esperabas la invitación y ahora que ha llegado te sonrojas, agradeces de más, asegurando tu presencia, o quizá, te ha sorprendido la invitación dejándote mudo y pasmado, buscas como declinar la invitación sin herir susceptibilidades. Hacerte el discreto. Hacerte el ocupado. Te jugarás el pellejo de ser una persona apática pero valdrá la pena rechazar la propuesta, es decir, declinar la invitación caerá bien para la autoestima que tanta falta te hace.

Habrá lugares a los que no te invitarán y cuando adviertas la falta de invitación tu deseo por asistir crecerá e irás a la reunión por tu cuenta. La gente sabrá que no fuiste invitado, te mirará con desprecio, te escupirá al rostro, hablará mal de ti y de tu olor. No lograrás ser tú mismo en ese lugar, pero al menos, tu ausencia no consta, sólo ahí existes. Ahí donde los demás te ven, donde eres enfrentado y te sientes sobresaliente. Asientes que existes, que por fin tu vela está prendida, aunque este funeral sea para ti.

Víctor Hugo Ávila Velázquez.

**Ilya Repin – “No le esperaban” (1884-1888, óleo sobre lienzo, 160 x 167 cm, Galería Tetriakov, Moscú).

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s