Llegará un día. Pablo Jara.

Llegará un día

En el que tus palabras serán sentencias

Esas palabras deben ser como ladridos

De Perros aullando a la muerte

Hablar es escupir al cielo

Escríbelo y sabrás donde caerá

Llora por el veneno en que reposan

Que tu argumento no solo sea hablar

 

Sin embargo

Las palabras no encadenan

Echan raíces

Para que trepemos en ellas

Córtalas

Y se triplicaran

Ahógalas

Por su peso flotaran.

 

Pablo Jara.

 

* Gustave Caillebotte – “Remero con chistera” (1877-1888, óleo sobre lienzo, 90 x 117 cm, colección particular).

Cancionero VII. Fernando Pessoa.

Soy un evadido.
Luego que nací
En mí me encerraron
Pero yo me fui.

La gente se cansa
Del mismo lugar,
¿De estar en mí mismo
No me he de cansar?

Mi alma me busca
Por montes y valles.
Ojalá que nunca
Mi alma me halle.

Ser uno es cadena,
No ser es ser yo.
Huyéndome vivo
Y así vivo estoy.

Fernando Pessoa

* Fernando António Nogueira Pessoa (1888-1935) nace en Lisboa, Portugal. Poeta y escritor.

**Comparte Pablo Jara.

*** Edward Collier – “Trampantojo con periódicos, cartas y elementos de escritura sobre un tablero de madera” (h. 1699, óleo sobre lienzo, 58 x 46 cm, Tate Gallery, Londres).

Y cuando escribas… Gonzalo Rojas.

Y cuando escribas…

 

Y cuando escribas no mires lo que escribas, piensa en el sol

que arde y no ve y lame el Mundo con su agua

de zafiro para que el ser

sea y durmamos en el asombro

sin el cual no hay tabla donde fluir, no hay pensamiento

ni encantamiento de muchachas

frescas desde la antigüedad de las orquídeas de donde

vinieron las sílabas que saben más que la música, más mucho

más el parto.

 

Gonzalo Rojas.

 

* Gonzalo Rojas Pizarro (1916-2011) nace en Lebu, Chile. Poeta y profesor.

**Comparte Pablo Jara.

*** El Greco – “La fábula” (h. 1580, óleo sobre lienzo, 50 x 63 cm, Museo del Prado, Madrid).

Autorretrato. Placer íntimo. Cecilia Ávila.

El arte es lo que quiera.
Lo que yo quiero que sea.
Donde quiero que sea y como sea que me satisfaga.
Gama inmensa de sentimientos y pensamientos.
Al gusto.
Antes del café o después. Buscando silencios.

El arte es lo que quiera.
Lo que yo quiero que sea.
Tímido o intenso.
Que hable por sí solo.
Sin obligación de complacer.
El espectador se acomoda al lenguaje de la obra.
Conectarse o no.
Hablarle, buscarle o ignorarle.
De rápido mensaje.

Yo quiero que así sea. Yo quiero que sea lo que yo quiero que sea.
Placer íntimo.

 

Cecilia Ávila Velázquez.

*Edgar Degas – “La lección de danza” (1871-1874, óleo sobre lienzo, 85 x 75 cm, Museo d’Orsay, París).

La Ascensión. Manuel Ponce.

La Ascensión

¿Por qué, domador de azares,
vuelves a tus patrios lares
y a la paz donde te subes,
siendo pescador de mares,
te haces pescador de nubes?

Manuel Ponce.

* Manuel Ponce Zavala  (1913-1994) nace en Tanhuato, Michoacán. Sacerdote católico y poeta.

** Comparte Víctor Hugo Ávila Velázquez.

*** Juan de Flandes o Juan Flamenco -“La Ascención” (1514 – 1519. Óleo sobre tabla de madera de pino, 110 x 84 cm.h. 1465-1519 Museo del Prado, Madrid).

También es amar. Emilio Cabral.

Que ganas de salir y gritar que te odio, si así es, te odio, un odio recalcitrante, ese que le tienes a tu peor enemigo, ese que te carcome hasta las entrañas, te odio con todas mis fuerzas, te odio porque te amo, te amo hasta por lo más insignificante, porque tu sonrisa me provoca la sonrisa más extraña, esa de la cual todos se burlan, porque te miró y se me doblan las rodillas, paso de ser Napoleón al chico más inocente, porque te quisiera decir mil cosas y me quedo callado, se me olvida hasta mi nombre, me olvidó de mis inseguridades así como de mis fortalezas, me olvidó de las hipocresías de la vida, porque cada día lo haces excelente, porque hasta los momentos tristes son divertidos, te odio, te odio porque ya no te tengo, porque estas lejos, te odio porque me reprimo ese te amo, porque te amo y nunca lo dejaré de hacer, ojalá fuera un ególatra y te quiera sólo para mí, pero no, ojalá encuentres a alguien más, alguien con el que encuentres amor “eterno” y sepas que odiar también es amar.

Emilio Cabral.

**Paul Ranson – “Bruja con gato negro” (1893, óleo sobre lienzo, 90 x 72 cm, Museo d’Orsay, París).

Reminiscencia Inmortal. Friedrich Schiller.

Reminiscencia Inmortal

Dime, amiga, la causa de este ardiente,
puro, inmortal anhelo que hay en mí:
suspenderme a tu labio eternamente,
y abismarme en tu ser, y el grato ambiente
de tu alma inmaculada recibir.

En tiempo que pasó, tiempo distinto,
¿no era de un solo ser nuestro existir?
¿acaso el foco de un planeta extinto
dio nido a nuestro amor en su recinto
en días que vimos para siempre huir?

¿…Tú también como yo? Sí, tú has sentido
en el pecho el dulcísimo latido
con que anuncia su fuego la pasión:
amémonos los dos, y pronto el vuelo
alzaremos felices a ese cielo
en que otra vez seremos como Dios.

Friedrich Schiller

 

* Johann Christoph Friedrich Schiller (1759-1805) nace en Marbach am Neckar, Alemania. Poeta, dramaturgo, filósofo e historiador.

**Comparte Melina Alejandra González Aldana.

***Domenico Gnoli – “Due dormienti” (1966, acrílico sobre lienzo, 100 x 130 cm, colección particular).

 

Nada más quería soltar las piernas… Pablo Jara.

Nada más quería soltar las piernas

En el fondo lo sabía

Llegaría a esa calle en la que me enamoré

Ni un perro ladraba en ese entonces

Tan solo mis pasos y mis latidos

Ahora que la recorro suena Schubert

Hay muy poco de la calle de esos días

No importa que ya nadie juegue

Esta calle es.

 

Pablo Jara.

*Jean Dubuffet – “Edificios de apartamentos, París” (1946, óleo, carboncillo y arena sobre lienzo, 114×146 cm, Metropolitan Museum, Nueva York).

 

Residuos Peligrosos. Pablo Jara.

Me preguntó mi abuela qué me gustaría que hicieran con mis zapatos cuando muriera.

¿Te preocupa eso abuela, tus ropas?  Con risa burlona dijo para nada, a mi edad eso no me quita el sueño, Ya nada lo hace, te lo pregunto, ¿has pensado en ello?

Nunca abuela.

Al final es lo de menos hijo, terminarán en otros pies que los andarán, pero pensando en ello, estarás más cerca de asumirlo y disfrutarlo, de acabarte tus zapatos.

Ahora que ella no está ya lo decidí.

Pablo Jara.

**Rembrandt – “El rapto de Ganimedes” (1635, óleo sobre lienzo, 171 x 130 cm, Gemäldegalerie, Dresde).

Hoy como normalmente lo hago… Fernando, el Rubio, Escobar.

Hoy como normalmente lo hago regresé caminando del trabajo a casa (hago de 40 minutos a una hora y eso que tengo la zancada larga). Mientras volvía, me enteré que este día, era uno de esos días en los que me incomoda las miradas de la gente ¿qué hice? Mi atención la entretuve en fingir que hacía una llamada, llamada que me acompañó todo mi camino de regreso al cantón, al chante, a la house, a la casa… Al principio hablamos del cotorreo y de que quién se iba a traer a las morritas (mi amigo imaginario es un poco ordinario) después hablamos de la familia; a mí, en lo personal, me gusta platicar acerca de la familia, me parece que es una forma noble de darse a conocer, otro ejemplo de estas, para mi sería, el hablar de miedos, la gente se pone honesta y seria cuando habla de miedos, creo que cuando hablamos de miedos somos más honestos incluso que cuando hablamos de amor, buen tema este pensé y me dio risilla, no le tengan miedo al miedo pensé y me volvió a dar risilla; en eso recordé que estaba hablando con el Rodri y que me hago wey, así como si me hubiera dicho algo bien graciosísimo para justificarle mi risa ensimismada y presto le agarro el hilo, le sigo el cotorreo: pero ¡oh, sorpresa! en su tono de voz distinguí (puesto que lo conozco muy bien) la inconfundible señal de que esto ya se había puesto serio, entonces, por respeto y como cabrones (así y bien dice el Rodri) me tocaba hablar de lo mío; le platiqué que ando en pedos y que temo quedar loco…. mientras abría la puerta de la casa.

Fernando, el Rubio, Escobar.

**Georg Grosz – “Metropolis” (1916-1917, óleo sobre lienzo, 100 x 102 cm, Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid).