Si yo fuese como una roca… Antonio Porchia.

Si yo fuese como una roca
y no como una nube,
mi pensar,
que es como el viento,
me abandonaría.

Antonio Porchia.

Guido Reni - “El pequeño Baco” (1637-1638, óleo sobre lienzo, 72 x 56 cm, Gemäldegalerie Alte Meister, Dresde)

 

* Antonio Porchia (1885-1968) nace en Conflenti, Italia. Poeta.

**Comparte Melina Alejandra González Aldana.

***Guido Reni – “El pequeño Baco” (1637-1638, óleo sobre lienzo, 72 x 56 cm, Gemäldegalerie Alte Meister, Dresde).

 

 

 

 

Anuncios

En boca de todos. Pablo Jara

La marihuana está en boca de todos, pero no todos la prenden, solo la hablan, por un lado la defienden y por el otro la atacan, la necesitan para vivir y la gozan para vivir diferente, la marihuana está en boca de todos, pero como el matrimonio si no estás dentro, te faltarán argumentos para hablar.

La nueva oleada va dejando nuevas ideas, pero aún me toca escuchar cosas como “pinche ratero de seguro andaba marihuano”, viejo marihuano se les dice a los loquitos, a los trastornados, marihuano al que se pone violento, no sé qué les dio tan mala fama, ni desde cuándo, no estoy tan viejo, como siempre pagan justos por pecadores, pobres pachecos tan injuriados, ellos que cuando fuman ni ellos son. Ideas adaptándose al nuevo siglo, millones de peces devorándose unos a otros.

Pablo Jara.

Joos_van_Craesbeeck_-_LE_FUMEUR

Joos Van Craesbeeck – “El fumador”

Encuéntrame, amor mío… Olga Orozco.

Encuéntrame, amor mío, en tu tiempo presente.
Mírame para hoy con tus ojos de miel,
de chispas y de claro tabaco.
Sé que a veces de pronto
me presencias desde todas partes.

Olga Orozco.

Tamara de Lempicka - “Autorretrato en un Bugatti verde” (1929, óleo sobre tabla, 35 x 27 cm, colección privada)

 

*Olga Nilda Gugliotta Orozco (1920-1999) nace en Toay, Argentina. Poeta.

**Comparte Melina Alejandra González Aldana.

***Tamara de Lempicka – “Autorretrato en un Bugatti verde” (1929, óleo sobre tabla, 35 x 27 cm, colección privada).

 

 

 

 

 

El tiempo I ¿Qué hora es? Víctor Ávila.

I

¿Qué hora es?

La Eternidad está enamorada de las obras del tiempo.

William Blake.

Se pide la hora para saber sobre el tiempo. ¿Qué hora es? La pregunta se hace en voz alta y se asiste al presente con sólo saberlo. La exactitud puede variar, casi siempre se trata de un tiempo que acaba de ocurrir, no hace mucho, sólo hace unos segundos, es un tiempo de instante. Pedir la hora se trata de cuando se tuvo la duda de que hora era, también del tiempo que tardó en conseguirla y la respuesta ya nos ha dado otro tiempo, otra hora. Cuando se pide la hora se está pidiendo el tiempo y no otra cosa. En muy rara ocasión uno puede llegar a preguntarse sobre el tiempo que ya pasó, por ejemplo “¿hace dieciocho minutos que hora era?” Cosa absurda sería si no se tiene una finalidad sobre su presente, pues el querer saber que tiempo hizo en el pasado es como querer saber que tiempo hizo hace tiempo, cuando se desconocía el tiempo, pero ahora importa aunque ya haya pasado el tiempo… Sin embargo, sería un poco más sensato, si reconocemos que el paso del tiempo fue el peldaño para un tiempo presente y que al final de esa escalera está el futuro, que no es otra cosa más que el tiempo que sucederá.

Se pregunta también ¿Qué hora tienes? Ninguna. Nunca se tiene una hora, ni el tiempo se detiene para pertenecerle a alguien, entonces, tener la hora es un símbolo que cada quien descifra, pues cree que al preguntar qué hora tiene otra persona, ya se da por hecho que el tiempo es de esa persona y no suyo, desconoce el tiempo en el que vive y niega la posesión que es obvia y que se otorga de forma natural. Más valdría preguntar a los que portan un reloj ¿Qué hora tengo? Cosa graciosa que confundiría al momento dejando pasar más tiempo.

Se debe considerar, en cada reflexión que se haga del/sobre/para el tiempo, que se trata de una progresión y que nuestro tiempo aparente, aquel que suponemos por opinar que conocemos de su medida, nunca será el tiempo real, a veces se acierta y otras tantas es un error de percepción. No hemos logrado descifrar su velocidad, ni acertar sobre el peso que arguye, a favor o en contra, en nuestras vidas.

Al tiempo no lo hemos interpretado con refinamiento, ni siquiera cuando la medida de este es una de las primeras actividades intelectuales de la humanidad. A diferencia de varios hombres, yo aún no tengo el tiempo medido. Ahora les devuelvo su tiempo para que continúen con su presente, si es que tienen la perspicacia de distinguirlo con claridad. Siendo así: en hora buena, usted es un chingón.

Víctor Hugo Ávila Velázquez.

Samuel van Hoogstraten – “Hombre con barba asomado a una ventana” (1653, óleo sobre lienzo, 112 x 88 cm, Kunsthistorisches, Viena)Samuel van Hoogstraten – “Hombre con barba asomado a una ventana”(1653, óleo sobre lienzo, 112 x 88 cm, Kunsthistorisches, Viena)

 

 

 

 

Gran parte de lo que somos es el medio, una tortuga en el agua es un pájaro.

Aquí y bajo estas circunstancias somos, decisiones, libre albedrío, manos atadas al titiritero, aquí hemos llegado, o aquí nos hemos dejado traer, ¿hemos confiado en nosotros o solo hemos seguido ordenes escritas para nosotros?, ¿En verdad somos dueños de nuestra vida o se lo dejamos al caprichoso destino? ¿Improvisación o guion? ¿Esa persona estaba destinada para mí o las circunstancias se encargaron de que se diera el choque? Tal vez sólo el resultado de las decisiones de otros, Alguien o algo abrió nuestras manos, Aquí y bajo estas circunstancias preguntarse esto es irrelevante, la respuesta no la encontraremos al final, vivir es dudar, esa es una certeza y lo que he disfrutado no ha salido de mis dudas, sino de mis certezas. El golpe que recibí no altero mi forma,  altero el fondo.

Pablo Jara.

Chocolate,Kid (a)

Eso que tiene la música

La música está escrita de recuerdos,  en ocasiones estruendosa,  a veces melódica,  la música recurre al pasado para seducirnos, para engañarnos,  la música te traiciona, te hará ver débil cuando te creas invencible, las notas traerán la lluvia para ser el camuflaje de tus lágrimas, la música jugara contigo, te hará sentir infantil en tu falsa madurez, te hará sentir inmortal en toda tu mortalidad, te ocultara y te hará ver,  te traerá el gozo y el dolor, el primitivo golpe de un tambor nos une al primer hombre, convirtiéndonos en inicio y final.

Pablo Jara.

musica