Espejo. Miguel González.

Y ahí estaba, enfrente de mí, juzgándome con su mirada, esa mirada despiadada. Llegó después de mucho tiempo, ese monstruo de complexión robusta de ojos pequeños amarillentos y boca grande, brillando en la oscuridad y esbozando una sonrisa. Veo sus ojos amenazadores buscando mi debilidad, mis inseguridades, quiere tomar mi miedo y embestirme, sin embargo, lo conozco bien, no me odia, trata de buscar refugio sin éxito, trata de refutar mis pensamientos, los cuales he afilado por tanto tiempo para poder llegar a hacerle frente. Sin embargo, seguimos viéndonos fijamente en este cuarto iluminado por la luna, sin decir nada, yo siento el miedo de veces anteriores en las que me ha dominado y castigado, pero aquí estamos viendo lo patéticos que somos, después de tiempo y no haber logrado castigarme al final se retira, me quedo mirando fijamente mi reflejo al espejo donde se encontraba.

Miguel González.

*Imagen: El falso espejo. Rene Magritte.

Papel y pecado. Cecilia Ávila.

Cartas atadas por las llamas

aquellas que pensaste que no resurgirían

pero el fuego alumbra la más oscura noche.

No eran sólo cartas ¿te diste cuenta?

no suspires porque el fuego cambia.

No puedo escribir

sin pecado alguno

y el pecado quema.

Cecilia Ávila Velázquez

*Pintura: Le grand siecle. Cesar Moro. 1935.

A medias tintas no vale. Emilio Cabral.

Estoico me encuentro mirando el horizonte, perdido entre la maleza, tratando de limpiar mi cara con la brisa que me salpica, desnudándome el alma para purificarla; y volver a comenzar, tomar la tierra casi hecha lodo como un bautismo de este nuevo inicio, solo, suspirando, repentinamente presionando los dientes de coraje, para después cegarme con las lágrimas que me inundan los ojos, suspirando con inhalaciones entrecortadas, un nudo en la garganta e intermitentemente la calma, los momentos se vuelven recuerdos y se atesoran por un tiempo indeterminado, el adiós se hace presente y lanzarse al vacío se vuelve una decisión consiente para el momento de renacer, cambiar la rutina y comenzar a buscar un pasatiempo, dejar de pensar pero no olvidar, no maquillaré las heridas, colecciono cicatrices para siempre tener presente la razón de reiniciar, regresar a este lugar, solo el tiempo lo dirá, las medias tintas no valen y hagamos que 3 días parezcan para toda la vida, una despedida y un amargo adiós, para volver a iniciar, que me lleve el destino a dónde esté quiera ir y que este sea la razón de continuar.

Emilio Cabral.

*El terapeuta, 1937, René Magritte.

No Vote. Pablo Jara.

Las personas ponen todo su esmero en atarse de forma que un solo hombre o, en su defecto unos cuantos puedan  moverlos a todos juntos; después, le dan el hilo que mantiene atada a la multitud al primero que pasa, y se asombran de lo mal que viven.

El principal signo distintivo de cualquier gobierno es que exige de los ciudadanos esa fuerza que constituye su fundamento. Así, en el Estado todos los ciudadanos son opresores de si mismos, el gobierno exige de los ciudadanos la violencia y el apoyo a la violencia 

Palabra de Tolstoi.

Es por  todos sabido,  se ha demostrado infinidad de veces que todo es un absurdo dentro de esa trágica comedia que es la política, democracia electoral, normalizar la venta del voto y juzgar a quien prefiere no colaborar con esa indigna farsa es una muestra de lo podrido de ese sistema que busca “renovarse” cada cierto tiempo.

Si respondo que no votaré ni en estas ni en posteriores elecciones soy visto como un salvaje chichimeca que no sabe de leyes ni de estado de derecho, ellos totalmente adoctrinados contestan  ¡no tendrás derecho a quejarte! ¡hay que defender el Estado Democrático!, pero no veo donde se encuentra ese estado a la hora de afrontar el futuro, a la hora diaria, y es que  acostumbrados a esto, nacidos en esta podredumbre, no vemos horizontes, las manos que nos esclavizan a diario las vemos y hasta les guardamos respeto, nosotros mismos nos ponemos las cadenas, serviles a ellos, entregas tu poder, a cambio de ilusorios y efímeros placeres.

 No entiendo porque si hemos visto corrupción y cinismo, aun así siguen insistiendo en elegir, ¿votar?, ¿Cómo puede un ciudadano, que usted colocó en la clase dirigente, ser lo que era antes si ahora hablará de igual a igual con los opresores? ¿A esto te atienes?

 Ya lo hemos visto, recuérdalo, en cualquier lugar, en cualquier época, hombres seducidos por el poder han cometido atrocidades, capaces de condenar a su estirpe a algo más que a cien años de soledad. Y aun así ¿votar? Entregar tu poder, libertad es lo único que tenemos para asegurarnos un bien propio y común, es tan sencillo dice De La Boéthie “Decídanse a dejar de servir y serán hombres libres, no pretendo que se enfrenten a ellos o que los tambaleen, sino simplemente que dejen de sostenerlos, entonces verán cómo coloso privado de la base que lo sostiene, se desplomará y se romperá por sí solo.” Lo has escuchado, lo has visto, nos han ofendido, esclavizado, explotado, ¿y aun así pelean por nuestro voto? No vote, eso es una idiotez.

No cedamos, no olvidemos que somos millones y ellos unos cuantos, no evadamos nuestra responsabilidad, no colaboremos, derribemos, votar no es un deber, no colabore con un sistema que limita tu porvenir. En cualquier hora en cualquier región habrá elecciones, decídase, No vote, piense decídase y diga nuestra elección anarquismo, apoyo mutuo y autogestión.

Pablo Jara.

En cada esquina del tiempo. Pablo Jara.

Lo que había dejado de ser yo no se refugiaba en la escritura, aunque no soy escritor pienso como uno de ellos, pero me mantuve en la contemplación, y ya me he contenido demasiadas noches ahora quiero que el perro se desate, que corra y muerda, que no ladre, que se detenga en cada esquina del tiempo para ensuciarse, solo así, tal vez pueda encontrar, un poco de luz que ilumine mi rostro invisible.

Pablo Jara.

*Ilustración. Jan Davidsz. de Heem.

El nuevo nacionalismo. Miguel González.

El nacionalismo empezó  como una inconformidad a la rendición alemana al final de la primera guerra mundial, muchos alemanes pensaban que podían lograr la victoria, pero debido a la abdicación de Guillermo II y la creación de la republica de Wiemar, la cual dio por terminada la guerra, los ganadores, la triple entente impusieron severas sanciones a Alemania, entre ellas el total del costo de la guerra, ceder territorios y limitar el número de milicias en su ejército, esto causo un impacto muy fuerte en cierto porcentaje de la población alemana, quienes empezaron a buscar los culpables de esta situación. Se empezó a nutrir el discurso de odio de Hitler contra judíos, socialdemócratas y comunistas, el cual lo llevo a más seguidores que le aplaudían todo lo que decía, encontró una base votante fuerte a través de los años, tomo mucha popularidad y llego al poder, ya en el poder los primeros que fueron a campos de concentración fueron a sus adversarios.

Recordemos que, en nuestro presente, se sigue discriminando a personas por su origen o credo, en este tiempo si eres musulmán puedes llegar a ser juzgado ante lo sociedad y catalogado de terrorista, así como en el tiempo de la Alemania Nazi con los judíos. En Estados Unidos se sigue discriminando, tan solo hay que ver la muerte de George Floyd a manos de un policía, se pueden ver ataques a latinos en supermercados de USA por el simple hecho de no hablar el idioma del país en el que están establecidos. Podemos ver ejemplos más extremos como la Masacre en una mezquita en Nueva Zelanda motivadas por discursos intolerantes la cual estuvo ligada a un grupo de ultraderecha de Alemania. Todo este discurso de intolerancia se va expandiendo como pólvora, por la incapacidad de los políticos de ser autocríticos, y ver los verdaderos problemas de su país, una y otra vez vemos que toman este discurso nacionalista incitando al odio y a la intolerancia, y echan la culpa de los problemas a las minorías migrantes y raciales, esto solo genera resentimiento en la sociedad. Sabemos que estos movimientos están creciendo y no olvidemos que en el pasado los nazis empezaron siendo una minoría y terminaron siendo un monstruo que puso al mundo al borde del colapso.

Eres de los que piensa que una persona tiene más méritos por tener ciertas características de origen, raciales o credo, o eres de los que piensa que los méritos son de quien los consigue sin importar el origen, raza o credo.

Miguel González.

El futuro de la ultraderecha… Miguel González.

Lo que vivimos ayer en la democracia más importante del mundo, es un reflejo de lo que está pasando en muchos países, la derecha extrema está tomando poder, encontraron en Trump un líder. Este personaje se cree con poder legal para echar abajo unas elecciones donde el pueblo votó por un presidente, dice que le hicieron trampa, todas sus vías legales fueron rechazadas por los jueces, esto hace que un porcentaje de su base votante (75 millones) se enardecieran con el sistema, sistema que no olvidemos le hizo ganar las elecciones de 2016. Lo del día de ayer va a ser un punto de inflexión en la historia.

Podemos hablar de dos supuestos que podrían pasar en el futuro, el primero es que Trump siga enardeciendo a las masas los siguiente 4 años hasta que vengan las próximas elecciones de USA, donde ya tenga una base electoral totalmente construida, lo de ayer no fue una simple de manifestación, es un precedente, fue una muestra de Trump manipulando a su gente, para un propósito, frenar el nombramiento de Biden en el congreso, lo cual logró retrasar este procedimiento, esto es peligroso ya que si nos vamos al pasado reciente de la humanidad encontramos a alguien haciendo lo mismo, quien no se rindió hasta llegar al poder y también con gente de ultraderecha a su lado, el cual desencadeno una guerra mundial, esta similitud nos debe dejar pensando el rumbo al que vamos y lo que vemos no es un buen sendero. En varios países los grupos de ultraderecha están creciendo, ya se ven en cierta parte de Europa, en particular Alemania, esto recrudecido por la pandemia. El evento de ayer lo van a usar como un estandarte de su lucha y de sus ideales, sólo requieren esa persona que los tome de la mano y los haga crecer de manera exponencial y esa persona era Trump.

El segundo supuesto, es que Trump acepte su derrota (optimista), y sea un duro golpe para los grupos de ultraderecha, esto la verdad, lectores, es muy difícil que pase, algunos de estos grupos se disfrazan de ovejas para seguir reclutando seguidores e imponiendo sus ideas (iglesias), así como hay quienes que ya no usan mascara y dicen abiertamente sus ideas racistas, y de esta forma obtienen muchos seguidores por medio de redes sociales. En las protestas por el asesinato de George Floyd se vieron muchos estos grupos de ultraderecha uniformados y portando armas amenazando con disparar y disparando a quienes se les acercaban. Si Trump se hace a un lado va a ser un duro golpe para estas personas y podría ser que se detengan por cierto tiempo el crecimiento de estos grupos, pero la verdad es que esto aún no ha terminado y esperemos que en un futuro veamos este tipo de presidentes caer.

Miguel González.

Madera que fui. Cecilia Ávila.

Me gustaría saber qué tipo de madera fui.

Me gustaría saber qué tipo de ave posó en mí.

Qué tipo de cantos oí.

Qué bestialidades de la fauna salvaje

pude haber visto.

Me gustaría saber con qué lluvias fui feliz

y con cuales casi me derrumbo.

Me gustaría saber cuánto tiempo duré firme y fuerte.

Qué tipo de madera fui y si me convertí sólo en aserrín.

Cecilia Ávila Velázquez.

*Henri Julien Félix Rousseau.

Reflejo. Melina Aldana.

Dejé de mirar atrás para no convertirme en sal y escogí permanecer en la mitad del corazón que dejaste, porque nado entre olas de miel que impregnan mi piel y la parte de mi corazón que te llevaste espero que te traiga la paz que en vida siempre buscaste, porque ese es tu espejo, espejo que todos los días con la luz del sol, nos da tu reflejo.

Melina Alejandra González Aldana.

Pintura de Peter Ilsted.